Semanario Expresión up

EN CONVENIO CON EL INPE NORTE: ALIANZA FRANCESA CAPACITARÁ A 50 INTERNOS DEL PENAL DE PICSI

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 959

  comentarios   

Kristine Debreu, directora de la Alianza Francesa Chiclayo, y Juan Herrera Chávez, director del Instituto Nacional Penitenciario – INPE Regional Norte, firmaron un convenio interinstitucional con la finalidad de enseñar el idioma francés, uno de los más hablados globalmente, a un grupo seleccionado de internos del establecimiento penitenciario de Chiclayo, ubicado en Picsi, en el marco de las actividades para su resocialización.

 

El penal de Picsi cuenta con tres mil 439 internos, quienes, a través de trabajos sociales, educación y actividades de resocialización, buscan aprender los mecanismos para afrontar la realidad fuera de las celdas y, a la vez, reducir los días de condena.

 

El convenio firmado entre la Alianza Francesa y el INPE Regional Norte, convenio también suscrito a nivel nacional, permitirá crear el curso del idioma francés en la penitenciaría, que será dictado inicialmente a solo 50 internos, específicamente hombres, por el período de dos años, con el mismo nivel de calidad que el que se enseña en las instalaciones del instituto.

 

Kristine Debreu señala que los beneficios del convenio para los internos son otorgar constancias o certificados de estudios gratuitos por el período de aprendizaje del idioma, precisando que “el nivel que se espera lograr es el de grado mayor, B2, el cual garantiza que el interno tiene todas las capacidades de manejar el francés con fluidez y gramática perfecta”.

 

Para brindar la enseñanza del idioma, la Alianza Francesa se encargará de capacitar a dos monitores internos, quienes manejan el nivel B2, para así orientar los mismos métodos de estudios aplicados en el instituto hacia el centro de reclusión. Asimismo, el material de trabajo que será entregado serán fotocopias de los libros utilizados en el instituto, ya que no hay aún presupuesto para la cotización de los textos.

 

“El manejo del idioma por los monitores indica que son personas que tienen una sintaxis perfecta, por lo cual el proceso de capacitación será mucho más sencillo, ya que solo se le orientaría a cómo enseñar más no a aprender el francés en sí. Esperamos que a través de este convenio los internos puedan realizar actividades recreativas que los impulsen a la resocialización fuera del penal”, menciona, agregando que se enviará un docente cada dos meses para la supervisión de los monitores encargados.

Las clases del curso de francés son de seis a ocho horas semanales, con una duración de 25 meses, que consisten en cuatro niveles: elemental, intermedio, avanzado y superior. Sin embargo, aún no se establecen los horarios de las clases y la inclusión de las internas a ser partícipes de aprender el idioma.

 

Asimismo, la Alianza Francesa se compromete en otorgar a los internos constancias o certificados de estudios gratuitos por el período de aprendizaje del idioma, brindándoles la facilidad de aplicación de los exámenes de la Embajada y el gobierno francés con una tarifa especial, los cuales son el Diploma de Estudios en Lengua Francesa – DELF, y el Diploma Avanzado de la Lengua Francesa – DALF.

 

La directora menciona que los valores de la institución no solo están dirigidos hacia la educación, sino también hacia la cultura, por ello, uno de los beneficios del convenio es realizar CineClub dentro del establecimiento, en el que se proyectarían películas francesas trimestralmente.

 

“Tenemos un programa de películas, documentales, obras de teatro, etc, que serán proyectadas en el penal. Nosotros les brindaremos los códigos para que se puedan visualizar, y de esta forma se impulsaría también la cultura, que es uno de los propósitos clave de la Alianza Francesa”, señala.

 

Kristine Debreu indica que los beneficios del convenio no solamente están direccionados a los internos, sino también a los trabajadores del INPE de las diversas áreas. La Alianza Francesa se comprometió a otorgar descuentos especiales a los trabajadores del Centro Penitenciario de Chiclayo, de la sede regional, y a los familiares de los mismos (hijos).

 

Los beneficios son un descuento del 15 % en las clases de francés sobre el precio oficial, no aplicable en algunos servicios específicos del instituto, y una mensualidad de 50 soles para los niños de 7 a 10 años y para los adolescentes de 11 a 15 años, brindando así una oportunidad también a los colaboradores de aprender el idioma.

 

“La finalidad de este convenio es enseñar el francés para que los internos tengan mayores posibilidades de resocialización al finalizar su condena, y generar cultura. El francés permite abrir diversas puertas en el ámbito laboral. La importancia de aprenderlo para un interno es el lograr tener posibilidades en la sociedad, para que encuentre un trabajo sostenible y evite así delinquir”, expone.

 

INPE

El penal de Chiclayo creó el Centro de Educación Básica Alternativa - CEBA, el cual se encarga de brindar educación en nivel primaria y secundaria para adultos a los internos. José Mendoza Copia, coordinador general del área de Educación del INPE Región Norte, señala que en el centro educativo se dictan los cursos regulares establecidos por el Ministerio de Educación – MINEDU, en el que 340 internos varones y 45 mujeres están matriculados.

 

A partir del incidente sucedido en octubre del 2015, en el que se realizó un motín dentro del penal y se quemaron las instalaciones del centro educativo, surgieron mayores problemas de infraestructura, que hasta la fecha no se han solucionado. Sin embargo, algunas aulas se encuentran en condiciones para brindar las clases, pero las limitaciones aún impiden ampliar la educación de los internos, especialmente de las mujeres.

 

“Tenemos algunas aulas acondicionadas para las actividades, pero se deben implementar nuevas para continuar con el proceso de educación. Hemos podido reflotar nuevamente el programa de educación gracias a un presupuesto del Ministerio de Educación a través de la Unidad de Gestión Educativa Local - UGEL Chiclayo, en el aspecto del mantenimiento del local”, menciona.

 

El equipo docente del CEBA está conformado por diez profesores, de los cuales cinco son contratados por el Ministerio de Educación a través de un convenio con el INPE. Además, se cuenta con una biblioteca que gracias a las donaciones de libros que se reciben se mantiene en apto funcionamiento. “El recorte de presupuesto que brinda el Instituto Nacional Penitenciario para el aspecto educativo es uno de los impedimentos graves para continuar las clases con regularidad”, señala.

 

Mendoza Copia indica que, además de los talleres de trabajo penitenciario, el CEBA está en coordinaciones con la Brigada de Gestión Educativa de Lambayeque para crear un organismo técnico denominado Centro de Educación Técnico de Producción – CEPRO, con la finalidad de instruir a los internos en cursos técnicos.

 

Asimismo, que en el área de trabajo se cuenta con talleres de industria del vestido, panadería, carpintería, metálica, manualidades, soldadura y zapatería, con una participación promedio de 25 a 50 internos por taller.

 

“Están dirigidos hacia aquellos internos que tienen un comportamiento regular, además de las capacidades de desarrollarse en las actividades. El promedio de internos que participan es de acuerdo a la capacidad de la infraestructura que tenemos. Las internas también participan en los talleres, pero con un porcentaje reducido, ya que su pabellón no tiene las mismas características que el de varones. Ellas solo cuentan con industria de vestido y manualidades”, explica.

 

Agrega que en estos programas educativos y laborales el interno puede redimir su pena con las modalidades del 2x1 o 5x1, de acuerdo al delito. Es decir que, si uno estudia o trabaja dos días, se reduce un día de pena.

 

ARTE Y TEATRO

El curso de Arte es una de las materias enseñadas en el centro educativo del penal de Chiclayo por el docente Marco Casaró Balarezo, quién ahora se encuentra a cargo del penal en Trujillo. Además, para ingresar al curso, primero se realiza una selección de internos que estén en franco proceso de rehabilitación y restauración social por el director del CEBA.

 

El docente señala que los problemas de infraestructura impiden que participen un mayor número de internos. Sin embargo, alrededor de 100 reos, entre hombres y mujeres, conforman el grupo de arte del penal.

 

Marco Casaró menciona que el grupo actoral del penal realiza cada año representaciones para los días festivos más importantes, ejemplificando el montaje presentado por Semana Santa, fecha para la que se escenifica la “Pasión de Cristo”.

 

“Es una forma divertida, libre y propiamente absurda. El interno, a través de la improvisación, desarrolla su creatividad teatral además de expresarse libremente a través de gestos y acciones. En Trujillo se está realizando un montaje, cuyo estreno es el 26 de mayo, referente a la integración andina. Es una presentación en la que los internos expresarán lo mejor de la gastronomía, danza y cultura de los países andinos”, comenta.

 

El docente explica que los internos que desean participar, ya que las actividades fuera son las más esperadas para ellos, pero no tienen las cualidades para hacer teatro, se enfocan más a ser parte del equipo de producción, son quienes se encargan de los materiales, vestuarios, maquillaje y la puesta en escena.

 

“Los mismos internos se encargan de costear los implementos, el vestuario y maquillaje, pero sí existe el apoyo de la región al brindar algunas cosas. Principalmente, ellos obtienen las cosas a través del dinero que ganan vendiendo los llaveros, manualidades o comidas preparadas en los talleres de trabajo. Al hacer teatro uno sensibiliza a la persona, y en el caso de los internos los ayuda directamente a establecer nuevos vínculos hacia el exterior”, concluye.

Deja tu Comentario