Semanario Expresión up

TAMBIÉN HAY DIRECTIVAS ILEGALES: OCHO COMUNIDADES CAMPESINAS AFECTADAS POR EL TRÁFICO DE TIERRAS

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 962

  comentarios   

Lambayeque tiene 28 comunidades campesinas, cada una cuenta con sus propias resoluciones directorales, límites y títulos de propiedad. Sin embargo, algunas comunidades como la de Olmos, Mórrope, Lagunas, Mocupe, San José, Huaca de Bandera y Tupac Amaru II no cuentan con sus resoluciones actualizadas, tienen problemas de linderación e incluso de directivas ilegales, que están perjudicando todo su territorio.

 

A pesar que el mismo Estado, en reiteradas ocasiones, ha señalado la ausencia de comunidades campesinas en la costa, todas son autónomas, tienen un registro de padrón de comuneros y de parcelas, tienen carnet de propiedad y, además, cuentan con títulos registrales que fueron firmados por los virreyes o entregados por el Estado, pero que ahora deben ser actualizados.

 

“Estamos pidiendo al gobierno que ayude con esas actualizaciones de registro, para que no haya más usurpación o acciones de tráfico de terrenos, que se han presentado constantemente. Le pedimos delimitar las tierras y presupueste a las comunidades para que dejen de tener problemas en sus directivas y cuenten con una mejor legalidad y posesión de su territorio”, indica José Leonardo Reyes, presidente de la Federación de Comunidades Campesinas de Lambayeque - FEDECCAL.

 

Todas las comunidades campesinas son consideradas como parte de la historia, tradición y diversidad del país. Sin embargo, en 1992 se les quito oficial atención cuando el Ministerio de Agricultura desactivó el departamento que se encargaba de apoyarlas en sus dificultades. “Ahora estamos pidiendo al Gobierno Regional de Lambayeque que establezca una sub gerencia para las comunidades, pero con profesionales que conozcan el tema, queremos proponer y evaluar para tener una persona preparada y que se comprometa con ellas”, añade el presidente.

 

DIRECTIVAS ILEGALES

Son varias las comunidades campesinas que atraviesan por un conflicto interno que pone en riesgo la permanencia de sus terrenos y su desarrollo, problemas que se evidencian en la mala gestión de sus propios dirigentes que permanecen en el cargo por más de cuatro años, pese a lo que se estipula en la Ley de Comunidades Campesinas.

 

Este es el caso de la comunidad de San José, cuya directiva de Rogelo Acosta continúa una lucha contra la antigua directiva por exigir su derecho a ser reconocidos como dirigentes por Registro Públicos e impedir que los terrenos sigan siendo vendidos a precios irrisorios. Igual sucede con la comunidad de Lagunas, que tiene una directiva por más de diez años, pero que sigue siendo avalada por la SUNARP.

 

Asimismo, la FEDECCAL asegura que cuando las mismas directivas solicitan su apoyo para dar solución a este tipo de conflictos, ellos asisten como intermediadores para generar diálogo en donde se llegue a un acuerdo por las partes basándose en la norma y las leyes de las comunidades campesinas, como fue el caso de la Comunidad Virgen Purísima de Jayanca, que ya tiene solo una directiva.

 

Sin embargo, el presidente de la federación afirma que hay comunidades como las de Ferreñafe y Chongoyape donde nunca se ha solicitado la presencia de la federación ni su presencia en reuniones o actos eleccionarios, razón por la que no pueden colaborar a solucionar los conflictos existentes, ni informar a los campesinos sobre sus verdaderos derechos.

 

“Nosotros damos las soluciones cuando hay voluntad de la misma gente, la tierra es de toda la comunidad no solo de la directiva en turno. Ellos están para administrar los bienes y hacer convenios y gestiones que beneficien a todo el campesinado, pero muchos presidentes creen que al asumir el cargo se vuelven dueños de la tierras y no entienden que cualquier decisión que deba ser tomada solo se hace en una máxima asamblea general con todos los representantes de la comunidad”, especifica Leonardo Reyes.

 

Indica que ellos en reiteradas ocasiones han pedido a los dirigentes invitarlos para brindar charlas de información a los campesinos sobre sus leyes, derechos y limitaciones de su terreno. Sin embargo, no han obtenido mayor respuesta por parte ellos para realizarlas.

 

Tal es el caso de Ferreñafe en donde dos dirigencias siguen peleando por la venta de minería no metálica, y Registros Públicos solo está reconociendo a una directiva, mientras la otra ya está tomando medidas cautelares. De igual modo en Chongoyape, donde sí se logró realizar una intervención por parte de la FEDECCAL y pudieron beneficiarse a 830 comuneros al elegir una sola directiva.

 

En Lagunas gran parte de la comunidad se ha perdido por la venta de terrenos realizada por una directiva ilegal. “Nosotros siempre acudimos a los territorios y decimos a los comuneros que deben pedir la rendición de cuentas sobre las ventas y gestiones de las directivas, porque ellos son los dueños”, expresa Leonardo Reyes.

 

De igual modo, sucede en Santa Lucía de Reque y Olmos, esta última comunidad perdió 114 mil hectáreas que a la fecha se encuentran en un proceso en el Poder Judicial para exigir al Estado el pago de justiprecio por estas tierras, de acuerdo a lo estipulado en el Artículo 7 de la Ley de Comunidades Campesinas.

 

VENTA Y TRÁFICO DE TERRENOS

Son ocho las comunidades campesinas que están pasando por problemas de venta ilegal de terrenos, originándose conflictos por la recuperación de sus territorios y en algunos casos evitar ser desalojados por empresas o negociantes privados.

 

Las comunidades que se encuentran en esta situación son Chongoyape, en donde viven cerca de 800 comuneros; Santa Lucia de Ferreñafe, cuyo problema fue por una doble directiva y cuenta con aproximadamente cuatro mil campesinos; el caso de Lagunas, y Reque, que cuenta con mil 300 campesinos que prácticamente han perdido su territorio por la venta de tierras efectuada por un exdirigete.

 

Lo mismo sucede en el caso de San José, en tanto la comunidad de Santa Rosa ya logró solucionar su conflicto y 800 comuneros continúan en posesión de su territorio; Virgen Purísima de Jayanca, y Salas, que se encuentra en una situación parecida a la de San José, con una doble directiva.  

 

Por otro lado, las comunidades de Olmos, Mórrope y Virgen Purísima han sido las afectadas por el tráfico de terrenos, y están en una lucha constante para evitar el ingreso de invasores, aunque algunos cuentan con el respaldo de antiguas dirigencias.

 

Para buscar solución a esta problemática se realizó una reunión de las comunidades con el Gobierno Regional de Lambayeque en la que se acordó entregarle la potestad de 193 mil hectáreas que serán reconocidas en Registros Públicos de ese modo. “No creo que sea conveniente entregar estas tierras al gobierno regional, porque ellos deben cuidar, pero no inscribirlas como suyas”, explica el presidente de la FEDECCAL.

 

“Aún pueden recuperar ese territorio a través de una máxima asamblea general y el gobierno regional puede terminar de titularlos y de lindar las tierras, para que la comunidad pueda estar tranquila, se tome en cuenta el presupuesto participativo para que se designe la partida y se trabaje un gabinete con profesionales. Lo que falta es voluntad política para trabajar con las comunidades”, agrega.

 

DESARROLLO DE LAS COMUNIDADES

Actualmente la Federación de Comunidades Campesinas está trabajando en propuestas para incentivar el desarrollo económico tanto de la pequeña como de la mediana agricultura, ya que no cuentan con políticas de Estado que les dé créditos por su trabajo de producción y la oportunidad de ser una asociación competitiva capaz de exportar e importar sus productos a un precio justo.

 

“Se nos está tratando como cualquier cosa, diciendo que no somos productivos y permitiendo el ingreso de empresas extranjeras. Nosotros podemos producir y ser competitivos como sucede en otros países”, explica Leonardo Reyes.

 

Esta ausencia de políticas que defiendan a los campesinos y les permita aprovechar sus tierras para generar su propio desarrollo, es una lucha constante por parte de la federación. En el 2013, 20 representantes de esta asociación presentaron al Estado una serie de propuestas que no recibieron la atención esperada por parte de las autoridades.

 

Sin embargo, sí han logrado realizar ciertas coordinaciones respecto a temas de salud, educación y tradiciones. En el caso de la educación, han conseguido que la lengua originaria de las comunidades sea preservada como tal, y en el caso de salud que se mantenga su tradición en el uso de plantas medicinales. 

 respuesta de Harles milton palacios corres el 2021-05-31.

deberian publicar todos los dctos o archivos de dctos fedateados de las comunidades campesinas co.o planos actas de colindancia y resoluciones supremas

Deja tu Comentario