Semanario Expresión up

NELSON GUEVARA EMPLAZA A RUPERTO CASTELLANOS: “TRABAJO DE LA CONTRALORÍA ES PROFESIONAL Y TÉCNICO”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 974

  comentarios   

Jefe de la Oficina Regional de Control señala que investigaciones de presunta corrupción es gracias denuncias por medio de la prensa.

 

“Nuestro trabajo es especializado, técnico, objetivo, y no se basa en suspicacias”, sostuvo el Jefe de la Oficina de la Contraloría en Chiclayo, Nelson Guevara Altamirano, en respuesta a lo dicho por el gerente general de la Municipalidad Provincial de Chiclayo, Ruperto Castellanos Custodio, quien afirmó desconocer las razones por las cuales  se habían congelado las cuentas de la comuna local, y que las acciones de control son sustentadas en “chismes” de los regidores y publicaciones de los medos de prensa, que no tienen ningún sustento.

 

El funcionario del ente de control, afirmó que las observaciones y alertas que dio la Contraloría sobre algunas presuntas irregularidades que se estarían dando al interior de la municipalidad de Chiclayo, fueron hechas de manera especializada y técnica, y que previo a ello, de acuerdo al procedimiento fiscalizador, se hicieron efectivas las comunicaciones que estipula la Ley, en base al principio del respeto del debido proceso y del derecho a la defensa.

“Nuestro trabajo es objetivo y no se basa en suspicacias, pero hay que tener en cuenta que una de las fuentes que utilizamos para enterarnos de algún presunto acto de corrupción es la opinión pública y los medios de comunicación. En este caso, nosotros somos los titulares de la acción de control en los organismos del Estado, y nuestra actuación es de oficio, a instancia de denuncia o por acción popular, que no es más que por medio de la prensa y a través de las publicaciones que se hacen”, aclaró la máxima autoridad de la Contraloría en Lambayeque.

 

De igual manera, le hizo saber a Ruperto Castellanos que la Contraloría toma las informaciones periodísticas como un elemento para desarrollar investigación y análisis de presuntos actos de corrupción que puedan ser denunciados.

“Todas las alertas que cursamos a la Municipalidad de Chiclayo tienen sustento técnico, y los riesgos que hicimos conocer son la inobservancia de normativas en los procesos de selección que la comuna local sacó a la luz, y que han sido materia de comunicación a la autoridad municipal en su momento. El hecho que hayan sido pagados, no quiere decir que podamos investigar, pues eso se hace con mucha más razón y la respuesta debe ser inmediata porque los expedientes deben estar foliados y a la mano”, explicó.

 

SIN RESPUESTA

Nelson Altamirano fue claro en sostener que los máximos representantes de la municipalidad de Chiclayo no han respondido a las comunicaciones que se cursaron en su debida oportunidad, y con el objetivo de tener la información en los plazos que estipula la Ley cuando existe un proceso de investigación.

 

“Al no recibir la respuesta o las subsanaciones a las observaciones que en su debido momento se hicieron por la vía ordinaria y en base al principio de legalidad y al debido proceso, es que se formuló el pedido de congelamiento de las cuentas de la Municipalidad de Chiclayo”, sustentó el representante de órgano de control en la región.

 

Refiere que no contento con ello, reiteradas fueron las ocasiones que comunicaron las  alertas ante la presunción de corrupción en varios hechos consecutivos, como por ejemplo en caso de la obra en la calle Arequipa.

 

“En este caso se hicieron dos alertas, pero en la comuna nadie nos respondió. Seguimos de cerca el desarrollo de la obra y hemos visto como el proceso ha continuado sin que se levante ninguna de las observaciones. Todo eso lo hemos podido comprobar y documentar, y se ha comunicado a la autoridad competente y al Órgano de Control de la Contraloría, así como al Contralor General de la República.

 

DESCARTA ABUSO

Guevara Altamirano descartó de plano las palabras de Ruperto Castellanos, quien había sostenido que la actuación de la Contraloría de Lambayeque es arbitraria, afirmando que esta se enmarca dentro de las facultades que le otorga la Ley, teniendo como base el principio de autoridad, pero en la comuna no han hecho uso del principio civil de interés para obrar.  

 

“Nosotros cumplimos un mandato legal. Aquí no hay ningún defecto o vacío en la Ley, en nuestras disposiciones está bien claro que cautelamos los recursos públicos, y de plano descarto que exista algún tipo de acción personal para hacer esto, o que hallamos vulnerado algún derecho”, recalcó.

 

Una vez más, Nelson Guevara dejó sentado que toda la acción en contra de la Municipalidad Provincial de Chiclayo ha sido debidamente fundamentado con el seguimiento respectivo de una investigación tal y como lo dispone el principio del debido proceso.

 

RECIÉN EL LUNES

La máxima autoridad de Control en la región reveló que tras conocerse el congelamiento de las cuentas, los responsables de la comuna recién el lunes se apersonaron a la Contraloría para hacer entrega de la documentación que con anterioridad se había requerido.

 

“Los señores de la municipalidad recién se apersonaron el lunes a la Contraloría para dejar los documentos en donde levantan las observaciones que se les había hecho, pero lo han hecho cuando la sanción ya se ha materializado”, dijo.

 

De igual forma, sostuvo que el trabajo que se ha desarrollado y se viene desarrollando es técnico profesional, y ningún auditor puede hablar de presuntos actos de corrupción si es que no puede demostrarlo con documentos.

 

+ NOTICIAS

  • “Actualmente estamos realizando dos auditorías y la investigación está a disposición del Órgano de Control, pero en estos casos se está trabajando con el Ministerio Público”, señaló Guevara Altamirano.

 

Deja tu Comentario