Semanario Expresión up

ROSA CHAMBERGO MONTEJO: “EXPRESIÓN YA ES PATRIMONIO DE LAMBAYEQUE”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 974

  comentarios   

El 13 de agosto de 1993, con apenas cuatro páginas impresas en papel couche, apareció el Semanario Expresión, impreso que se constituye en el primero en la historia de Lambayeque en sumar más de 970 ediciones ininterrumpidas. En la siguiente entrevista su directora y fundadora, Rosa Chambergo Montejo, reflexiona sobre el posicionamiento logrado por el hebdomadario y comparte su visión para el 2018, año en que el medio cumplirá sus Bodas de Plata.

 

¿Qué representa para usted como periodista celebrar los 23 años de Expresión?

Representa el resultado de todo un trabajo profesional en el periodismo lambayecano, es la consecuencia de la perseverancia y constancia frente a la adversidad presentada en estos 23 años. No todo ha sido fácil, pues hemos tenido que trabajar indesmayablemente por posicionarnos como el referente periodístico semanal en una región donde hay presencia de medios escritos competitivos.

 

Creo que estos 23 años representan el darle a Lambayeque un buen producto informativo de análisis, ello nos ha permitido hallar el apoyo de una legión importante de lectores que sigue apostando por un medio semanal en el que encuentra diferentes temas tanto en lo político, social, económico, informes, cultura y otros de interés general.

 

Estas casi dos décadas y media simbolizan la respuesta a la confianza de nuestros suscriptores, que son nuestros socios estratégicos para seguir sosteniendo Expresión, y también el agradecimiento por la confianza y creer en nuestra publicación a los auspiciadores, quienes semana a semana colocan su publicidad. Como bien conocemos, la publicidad es una inversión y hacerla una en un buen producto redunda en beneficios también para su crecimiento.

 

Encarna la respuesta a mi fe que sí se pueden hacer realidad los sueños, aquellos que construyes en la juventud y que a pesar de todo, sabiendo que si todo es en buena fe, amor, habilidad y confianza, los resultados serán siempre serán positivos.

 

Expresión es algo así como el 50 % de la vida que tengo gracias a Dios.  

 

¿Es difícil mantener un medio de comunicación escrito por más de dos décadas?

Sí es difícil llegar a perseverar más de dos décadas, pero no es imposible. Cuando te das cuenta que el tiempo que ha sido tu mejor aliado, el premio de acumular lectores, seguidores y colaboradores, te recompensa en el esfuerzo. Creo que lo que más satisface es el respeto que la gente que conoce de buen periodismo, que sabe leer, reconoce a Expresión como el medio veraz de cada semana.

 

Estos años he demostrado que no vivimos del escándalo, del escarnio, de la difamación, calumnia o injuria, si alguna vez tuvimos que pisar el Poder Judicial por alguna denuncia, allí estuvimos sin dilatar los procesos y en apego a ley demostramos que lo publicado era solo el resultado de una responsable investigación periodística. 

Nos ha facilitado mucho contar con nuestra propia editorial, con infraestructura técnica, pero sobre todo tener siempre a nuestro lado a gente valiosa profesional e intelectualmente preparada para el reto. Por aquí han pasado buenos comunicadores y cada uno dejó un granito de arena que hizo posible la edificación de lo que hoy es el semanario. Expresión ya es patrimonio de Lambayeque.

 

Buscar información consolidada de manera responsable acudiendo a la mejor fuente informativa para exponer temas de interés general no es cosa fácil, hay que trabajar mucho y en Expresión sí construimos buenas fuentes que nos han permitido  tener la vigencia de estos 23 años.

 

¿Cómo ha logrado equilibrar su rol de periodista y empresaria en la dirección de Expresión?

He sabido entender los dos roles. Lo he demostrado y en las páginas de Expresión, en las 974 ediciones, lo podrán comprobar. Me he enfrentado a los políticos poderosos, a grandes empresarios, a intelectuales, a periodistas o locutores sin ningún temor, porque en mi conciencia, mente y corazón he abrazado la verdad, esa que uno mismo sabe y que la conoce el de arriba a quien no se le puede mentir. 

 

Un día un director de una importante institución educativa me dijo: “Quiero que me disculpes pero no podré poner ni un aviso más en Expresión, lo lamento mucho, me apena decírtelo así de frente, si lo sigo haciendo corro el riesgo de no estar más aquí”.

 

Lo miré sorprendida, apenada, creo que en ese momento tuve una mezcla de sentimientos encontrados, lo único que atiné fue a decirle gracias, que no se preocupe. Han pasado varios años, a los pocos meses dejó la institución, creo que nadie  se acuerda  que tuvo ese cargo, con el favor de Dios y de mi trabajo sigo siendo periodista y Expresión no dejó de salir, sigue vigente, está cada semana al alcance de todos los que lo quieren leer.

 

Nunca me he ufanado de ser periodista, de mi papel de empresaria, de consultora, de nada. He llegado a donde estoy y mejorando año a año por mi madurez, entendimiento, porque me ha costado mucho llegar donde he llegado y muchas veces me coloco en los zapatos de mucha gente.

 

Quienes me acompañan saben que cuando hay noticias fuertes lo que exijo en Expresión es todo el cruce de la información para darle la validez, trato que no nos visite el “dicen”, “habría”, “sería” y no puedo con mi genio, pero detesto la “cultura de la sospecha”.

 

¿A quiénes debe reconocer como su principal soporte en el sostenimiento de Expresión?

A mi familia y al equipo periodístico que siempre ha estado a mi lado en diferentes épocas y etapas, y coloco a los dos en el mismo nivel. Sin la comprensión de mi familia no habría sido posible Expresión, sin el buen acompañamiento de los periodistas que me han ayudado en el semanario tampoco habría sido posible Expresión.

 

Y en un lugar importante también están los auspiciadores, los amigos que siempre me tendieron la mano, a aquellos que desde el inicio hasta hoy siguen apostando por nuestro semanario. 

 

¿Cuáles son sus prioridades al diseño de cada edición semanal?

Para quienes me conocen saben que mi prioridad ha sido siempre el tema periodístico en cada semana, como periodista mi prioridad serán siempre los lectores, como empresaria trato siempre que la empresa no pierda económicamente, que no esté en rojo. 

 

¿Cuál cree que es el principal potencial de Expresión como medio de comunicación?

Nuestra permanencia de 23 años, la presencia en las redes sociales a través de nuestra página web, Facebook, Twitter y Youtube, y la credibilidad de nuestros informes.

 

¿Qué es lo más difícil que ha tenido que enfrentar Expresión en sus 23 años de circulación?

Las denuncias penales que nos formularon funcionarios públicos, congresistas, un alcalde, las difamaciones de ciertos personajes que quisieron desacreditar nuestra labor informativa.

 

Hay quienes critican a Expresión, ¿que tiene que decirles?

“Ladran, Sancho, señal que cabalgamos”, frase que aunque no corresponde al Quijote de Cervantes ha quedado en el argot popular y esta vez aplico como respuesta, porque avanzamos y avanzamos a pesar de las críticas, los impedimentos y los problemas que se nos presentaron en el camino. Hay quienes han tratado de desacreditarnos de manera gratuita, promovidos por odio, por intereses y también por envidia.

 

Y también aquellos que tienen deudas con la justicia que han ejercido cargos públicos y a los que hemos encontrado en procesos legales bastante comprometidos, a quienes no les gustado nuestros informes periodísticos y encontraron buscaron formas para tratar desprestigiarnos, decirles que no han mellado nuestra credibilidad y respeto.

 

Muchas veces he tenido enfrentar de manera directa a aquellas personas que criticaron sin fundamento, porque lo que más cuido es el prestigio, el honor y la reputación, que es el mejor capital que podemos legar a nuestras familias y a quienes trabajan con nosotros.

 

¿Cuánto ha ayudado al Semanario el desarrollo de las otras plataformas informativas?

Mucho, hoy en día si no estamos en la radio, televisión o redes sociales nuestro trabajo no alcanza el resultado que queremos. El éxito del semanario se sustenta también en el aprovechamiento de todos los espacios en lo que está la huella de Expresión.

 

Comentaba que una de nuestras fortalezas es contar con editorial propia y esta también ha sido una ventana para consolidar el nombre de Expresión, pues desde el inicio apostamos por la cultura convirtiéndonos en editores de diversas publicaciones. Con satisfacción puedo decir que por nuestras manos han pasado para su publicación los libros de don Nicanor de la Fuente Sifuentes, de Glicerio García Campos, de Elio Otiniano Mauricci, de Larcery Díaz Suárez; libros como el editado por el centenario de la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque o sobre el Corredor Biocéanico Perú – Brasil, memorias y libros institucionales, que no solo hemos impreso, sino también producido de principio a fin.

 

Recientemente publicamos “Historiografía del Centro de Chiclayo y del Palacio Municipal” de Velia Beltrán Centurión; “Guillermo Baca Aguinaga, maestro de la juventud”, de Guillermo Pérez Sialer; “Cáceres, vida y obra” de Hugo Vera Criollo, y el libro sobre la “Historia de la Universidad Particular de Chiclayo, años aurorales”, de Nelson Espinoza Guerrero.

 

Nuestra labor editorial continúa, estamos actualmente trabajando en dos nuevos proyectos que, al igual que los anteriores, serán de importante aporte para Lambayeque.

 

En dos años Expresión cumplirá sus Bodas de Plata, ¿Cómo visiona al Semanario en ese momento?

Como un medio consolidado, con mayor presencia en el desarrollo integral de Lambayeque, como el medio preferido de los lectores, desafiando al mundo de la Internet, porque creo que siempre habrá gente que querrá tener en sus manos un medio impreso y mucho más si trae información del lugar en el que vive.

 

Trabajaremos con periodistas especializados que creo tendrá que ir formándose en Lambayeque, por todo lo que vamos avanzando en temas de agricultura, producción, salud, educación, construcción, exportación y otros tantos casos que el periodismo debe seguir urgiendo cada vez más. No olvidemos que siempre será importante contar con un periódico aunque no hallan gobiernos; un buen medio de comunicación aportará siempre al desarrollo de un pueblo.

 

Expresión debe seguir siendo  un medio referente, de consulta y ello nos exige tener mucho cuidado en la publicación de nuestros informes periodísticos, con el favor de Dios quisiera contar con los medios que posibilite que Expresión incursione de manera permanente y práctica en temas de educación, cultura y deporte, creando espacios, haciendo alianzas con diversas instituciones para desarrollar foros en los que discutamos estas prioridades.

 

Veo el desarrollo de un encuentro internacional de periodismo en el que participen celebridades de nuestra labor, de las letras y las humanidades, y que este encuentro sirva para llegar a diversas reflexiones, sobre todo en la principal, que es reconocer al periodismo como el pilar de la democracia.

 

Hoy más que nunca el periodismo de Expresión tiene una responsabilidad social vital, queremos seguir siendo la voz de los que quieren ser callados, no olvidemos que en democracia tenemos la libertad de conocer y saber todo de lo que queramos estar al corriente.

 

Aquí en Expresión entendemos que no podemos solo exigir noticias del día a día y quedarnos con ellos, nosotros estamos convencidos que también es posible hacer de lo bueno, de los académico, de lo poco abordado por los demás medios, de los temas especializados, noticia que construye educación y cultura en la sociedad. Por eso estamos aquí y por eso vamos a continuar. 

Deja tu Comentario