Semanario Expresión up

AL 2021: ¿CUíÁL ES LA VISIÓN QUE SE TIENE DE LAMBAYEQUE?

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1000

  comentarios   

Desde mayo del 2011, Lambayeque cuenta con un Plan Regional de Desarrollo Concertado al 2021, el mismo que fue aprobado por Ordenanza N° 010-2011-GRLAMB/CR, luego de su revisión por el Consejo Regional. La importancia de dicho documento, de obligada consulta por instituciones públicas, organizaciones sociales, privadas y los ciudadanos, radica en el establecimiento de una visión de largo aliento de lo que se aspira para el departamento, sobre todo en lo referido al desarrollo humano.

 

La formulación del plan se logró luego de un año de trabajo concertado entre las instituciones de gobierno y la sociedad civil, concretado en sesiones realizadas entre mayo del 2010 y marzo del 2011, siendo clave del proceso de planeamiento la asistencia técnica de la Mesa de Concertación para la Lucha Contra la Pobreza.

 

“El Plan de Desarrollo Regional Concertado de Lambayeque 2011-2021, asume dentro de su visión al 2021 a Lambayeque como una sociedad integrada con identidad propia, garantizando desde la perspectiva del ejercicio de derechos e igualdad de oportunidades el acceso a servicios sociales básicos, la consolidación de una gestión pública eficiente además de consolidarse como espacio articulador de la macro región norte del país desde el fortalecimiento sus potencialidades económicas, productivas y comerciales”, señala el documento.

 

Incluye cuatro ejes estratégicos: el primero que promueve la inclusión e integración socio cultural y acceso a servicios básicos, el segundo ligado a la competitividad económica-productiva e innovación, el tercero relacionado a la gobernabilidad y fortalecimiento de la gestión pública y el cuarto relacionado a la gestión adecuada y sostenible del territorio y del ambiente.

 

“Plan de Desarrollo Regional Concertado es una herramienta de gestión indispensable para la realización del presupuesto participativo, pues de acuerdo a las prioridades en él establecidas se asignarán los recursos económicos, pero a la vez es un instrumento importante para promover la participación de la inversión privada en sus diversas formas fortaleciendo la gestión público-privada, pues los recursos públicos resultan siempre escasos frente a la magnitud de los problemas por resolver en los próximos diez años”.

 

VISIÓN AL 2001

Hace seis años se proyectó que para el 2021, cuando se conmemorará el Bicentenario de la República, Lambayeque sería una sociedad integrada, con identidad y autonomía en el contexto de un Estado unitario, representativo y descentralizado; con sólidos valores éticos, que ejerce sus derechos y obligaciones con igualdad de oportunidades y equidad de género; con acceso universal a servicios sociales básicos de calidad y con una gestión pública regional y local eficiente, eficaz, descentralizada, participativa y concertada.

 

Asimismo, que los procesos políticos, socioculturales, económicos y medioambientales permitirían alcanzar una vida digna y el pleno desarrollo de las potencialidades regionales, que lo insertarían competitivamente en un mundo globalizado y cambiante.

 

Además, que al bicentenario, Lambayeque consolidaría su rol de eje de articulación y de integración de la macroregión norte del Perú, desarrollando actividades económicas productivas y de servicios diversificados y sostenibles con énfasis en la agroindustria, el turismo y el comercio.

 

DESARROLLO HUMANO

Durante el proceso de formulación se optó deliberadamente por un enfoque de desarrollo centrado en el ser humano, que considera a las personas no como “objetos” pasivos que reciben apoyo, sino como agentes activos, con capacidades de mejorar su desempeño social y económico, lo que incluye la participación activa en la elaboración e implementación de Plan de Desarrollo Regional Concertado Lambayeque 2011-2021.

 

En Lambayeque, el enfoque de desarrollo humano consiste no solo en la reducción de la pobreza primaria, que depende de la satisfacción de las necesidades básicas, consiste también en la reducción de la pobreza secundaria que depende de la posibilidad de la persona de desarrollar capacidades.

 

PRIORIDADES

En consecuencia, el Plan de Desarrollo Regional Concertado 2011-2021 postula la priorización de cuatro ejes sobre los cuales debe sustentarse el bienestar de la población departamental de cara al 2021.

 

El primero prioriza el mejoramiento cualitativo del sistema educativo. “Se requiere una educación de calidad que comprenda al ser humano en todo su integridad, con sus valores y aspiraciones como individuo y actor social. En el enfoque de desarrollo se prioriza la calidad de la enseñanza antes que la infraestructura física o construcción de aulas (factor estructural)”.

 

El segundo eje es el acceso a la salud y nutrición equilibrada. “La desnutrición puede causar efectos irreversibles en el desarrollo intelectual de los niños y baja las defensas ante cualquier enfermedad. En Lambayeque el 14% de los niños menores de 5 años de edad fueron considerados como desnutridos (INEI, 2015), lo que significa un serio obstáculo en el desarrollo humano del departamento. La lucha contra la desnutrición infantil es una de las primeras tareas más urgentes en el desarrollo de Lambayeque y un resultado principal de las políticas públicas a implementarse”.

 

Como tercer eje se establece al capital social. “Se entiende la capacidad del individuo de construir redes con otros individuos de la sociedad y así originar una sociedad civil autónoma que actúa frente a las deficiencias del Estado y que articula y cohesiona los intereses de los diversos grupos sociales participando en las políticas de desarrollo. El fomento de valores como solidaridad y reciprocidad es básico para la creación de confianza entre los individuos y grupos sociales. El capital social es un activo de la sociedad civil que influye de manera positiva en el desarrollo de la región y que permite al Estado cambiar su rol de asistencialista a concertador, promotor del desarrollo y colaborador de la sociedad civil”.

 

El último eje prioritario es el de los derechos fundamentales de la persona. “Según la Constitución Política de la República y la Declaración Universal de los Derechos Humanos como referentes principales, el Estado está obligado a garantizar el ejercicio de los derechos fundamentales de la persona. El pensamiento libre, dignidad, igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres y grupos sociales, el derecho a la propiedad. El ejercicio de los derechos es una condición fundamental para el desenvolvimiento de las capacidades individuales”.

 

FACTORES CRÍTICOS

El mismo plan señala que en Lambayeque urge trabajar en otros aspectos para generar oportunidades de desarrollo que permitan alcanzar la visión que se tiene al 2021.

 

Así, por ejemplo, se inicia que uno de ellos son los recursos. “Sin recursos no puede haber desarrollo. Felizmente, en cualquier territorio siempre existen recursos, por lo menos recursos naturales que son un potencial para el desarrollo. En Lambayeque, además de los recursos naturales existen recursos financieros, informativos y humanos, este último valorizado por el desarrollo de las capacidades para explotar de manera sostenible los recursos naturales”.

 

Se indica que la infraestructura básica es una condición para el desarrollo de cualquier actividad que permite la movilidad en el territorio en la búsqueda de oportunidades, la explotación de los recursos naturales (por ejemplo canales para riego o sistemas de agua potable), ejercer el desarrollo de capacidades (equipamientos educativos) o garantizar la salud de la persona como condición del desarrollo de capacidades (equipamientos de salud).

 

Otro factor es la gobernabilidad, que consiste en la coordinación y dirección del Estado, la sociedad civil y el sector privado en la participación activa en la formulación de las políticas de desarrollo y la fiscalización de la implementación de las mismas.

 

“La participación en un sistema democrático es una oportunidad para los actores sociales de expresar sus demandas ante el Estado y de incluir sus requerimientos en las políticas públicas. El Estado puede actuar legítimamente reduciendo la conflictividad a un mínimo cuando tiene el apoyo de la sociedad civil y del sector privado. La capacidad de actuación del Estado es fundamental para asegurar la estructura óptima para el desarrollo humano. Mediante una educación de calidad puede aportar directamente en el desarrollo de capacidades. Gobernabilidad existe cuando el Estado está en condiciones de orientar las actividades económicas hacia un desarrollo sostenible. Para eso, el funcionamiento de la institucionalidad como sistema de regulación y de vigilancia social es indispensable. Finalmente, la gobernabilidad parte del principio de subsidiaridad consagrado en la Ley de Bases de la Descentralización”, refiere el plan.

 

Finalmente, se acoge a la sostenibilidad, que se considera como un factor estructural porque es una condición para un proceso continuo de desarrollo de capacidades que necesitará su tiempo. La sostenibilidad tiene una componente social, económico y ambiental. Sostenible es una sociedad inclusiva que respeta la pluralidad lambayecana con su diversidad cultural y la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Económicamente sostenible son actividades con responsabilidad social. Y la sostenibilidad ambiental se hace visible cuando los recursos naturales no se agotan y cuando se reduce el riesgo de desastres antrópicos.

Deja tu Comentario