up

La transferencia en suspenso

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1208

La evidente dilación para que el Jurado Nacional de Elecciones – JNE, proclame al o la ganadora de la segunda vuelta presidencial ha eclipsado el importante proceso de transferencia entre el gobierno saliente y el gobierno entrante, el cual, en circunstancias normales, estaría próximo a iniciar.

El presidente del Jurado Nacional de Elecciones, Jorge Luis Salas Arenas, ha sido claro y enfático al señalar que el máximo organismo electoral no proclamará ganador o ganadora sino hasta que se termine de resolver las observaciones y solicitudes de nulidad presentadas, ya sea por los propios organismos o por Perú Libre y Fuerza Popular.

Esta postura del JNE, que es saludable para la transparencia del proceso, permite reconocer que la proclamación no se dará en los próximos días y, en consecuencia, habrá menos tiempo para la transferencia.

El contralor de la república, Nelson Shack Yalta, ha informado que el proceso en ciernes resulta importante debido a que los actuales titulares de las dependencias del Poder Ejecutivo deben rendir cuentas y emprender las coordinaciones con los profesionales a los que el próximo gobierno evalúa designar a partir del 28 de julio.

Pero este no es un proceso meramente formal y administrativo, de hecho tiene una naturaleza estratégica, porque de su eficacia dependerá que el Poder Ejecutivo no se paralice, sino que se asegure la continuidad de sus operaciones, así como la prestación de los bienes y servicios públicos que la población demanda.

Son 18 ministerios, la Presidencia del Consejo de Ministros, el Congreso de la República… veinte sectores institucionales que participan en el proceso de rendición de cuentas y transferencia como resultado de las elecciones generales de este año.

“Estas entidades gestionan alrededor de 122 mil millones de soles al año, lo que representa más del 60 % de todo el presupuesto general de la república, a través de 143 pliegos presupuestales y 320 unidades ejecutoras a nivel nacional”, explica el contralor.

Además, también participarán en el proceso de rendición de cuentas y transferencia de gestión el Banco Central de Reserva, la Superintendencia de Banca y Seguros, así como las empresas bajo el ámbito de FONAFE y otras empresas estatales, brindando información al sector que corresponda.

Shack Yalta recuerda que para tenerlo claro, la transferencia de gestión es el proceso por el cual el titular saliente de una entidad, al término de su administración, le informa al titular entrante a esa entidad y a la Contraloría General de la República sobre el estado actualizado de lo reportado en su último informe de rendición de cuentas, así como de manera precisa sobre los avances, resultados, logros y asuntos urgentes de prioritaria atención en resguardo de la continuidad de inversión pública y los servicios que se prestan en beneficio de la ciudadanía.

Es por ello que la transferencia de gestión – remarca el contralor – plantea desafíos concretos, que se realizarán durante y también de manera posterior. Por ejemplo, la conformación de las comisiones de transferencia y revisar integralmente el estado de situación que recibirá el nuevo gobierno.

También, ayudará a definir cuáles serán las medidas concretas que se tomarán en cada uno de los sectores gubernamentales en los primeros 100 días; determinar los ajustes específicos que se harán al proyecto de ley de presupuesto, equilibrio financiero y endeudamiento público para el año fiscal 2022.

Del mismo modo, decidir los cambios de funcionarios en puestos de confianza, para lo cual deberá disponerse de equipos técnico de reemplazo o renovar la confianza a los actuales.

“Si este proceso no se lleva a cabo exitosamente, pasarán semanas e incluso meses hasta que el nuevo gobierno tome realmente el control de las operaciones del Poder Ejecutivo, lo que ocasionaría que muchas actividades de gobierno se ralenticen o se paralicen, significando oportunidades perdidas para el país”, enfatiza el contralor.  

 

Leer más