up

ENTRE LA MEMORIA DE UN MUERTO Y LA LIBERTAD

Escribe: Rosa Amelia Chambergo Montejo
Edición N° 1111

Alan García lo negó siempre, dijo no haber recibido dinero de Odebrecht. "Jamás me vendí y está probado", “Otros se venden, yo no",  “No tengo por costumbre usar el gobierno para enriquecerme, entiéndanlo bien y no pierdan su tiempo”. "Odebrecht ha sido muy claro en decir le hemos pagado a este viceministro pero a García ni un centavo. Nunca. Demuéstrenlo pues, imbéciles. Encuentren algo".

 

El común de los mortales lo tenía claro, daba por cierto que el suicida y dos veces presidente del Perú Alan García estaba metido en las coimas para lo que utilizó a testaferros. Los que se resistieron a aceptarlo, hasta después de su fatal decisión, fueron sus familiares, compañeros apristas, abogados y los que forman la Célula Parlamentaria Aprista.

No olvidaremos que el expresidente juró por su vida y por Dios que "jamás" encontrarían pagos de sobornos, un día antes de su suicidio convocó de manera independiente a los medios de prensa para ser entrevistado y rechazó lo que ahora se está comprobando: Los sobornos se hicieron a través de Miguel Atala. Él lo ha contado todo y cómo no si su libertad está en juego.

Un día antes de suicidarse el expresidente escribió en su cuenta de Twitter: "Jamás me vendí y está probado". Esta era una nueva adaptación de lo que escribió y dijo hasta el cansancio antes en sus redes sociales, del famoso: "Otros se venden, yo no".

Miguel Atala, el exvicepresidente de PetroPerú,  se ha sometido a la figura legal de la confesión sincera. Él confirmó que entregó el millón 300 mil dólares de Odebrecht al expresidente Alan García Pérez, quien negó reiteradamente  haber recibido sobornos para beneficiar a la empresa con obras del Estado.

Para García Pérez el Twitter era su cuenta favorita, tenía 747 mil seguidores y a ellos permanentemente tuiteaba sobre la anemia, las obras que hizo en su segundo gobierno y para cuestionar al presidente Martín Vizcarra. No era tolerante con las preguntas de los periodistas frente a estos cuestionamientos por ello bastaban unas frases desde la Internet para que los medios rebotarán su negaciones ante las acusaciones por coimas.

Parecía que tenía dominada la situación después de su intento de asilarse en Uruguay. Sin embargo, en abril, cuando la fiscalía empezó a acercarse cada vez más a él en sus investigaciones y tocó a su entorno más cercano, como Luis Nava Guibert, ex secretario general durante su segundo gobierno a quien el fiscal José Domingo Pérez incluyó en la investigación por presunto lavado de activos. Según la fiscalía, Nava padre e hijo "habrían participado en el sistema de recepción de dineros ilícitos para beneficio de García Pérez, así como para otros funcionarios que tuvieron alguna participación relevante" en las decisiones del proyecto Línea 1 del Metro de Lima.

Fue el 15 de abril que la situación empiezó a desesperar al expresidente, recuerdo la información propalada en el portal de investigación de IDL-Reporteros revelando que Luis Nava Guibert recibió transferencias de Odebrecht por más de cuatro millones de dólares, según documentos de la Caja 2 de la empresa brasileña. De esta cantidad, 1.3 millones fueron depositados a la “offshore” Ammarin Investment Inc., de Miguel Atala Herrera. Alan García volvió a –o intentó– desmarcarse de esta revelación.

En un día histórico para la política y la justicia peruana el 30 de abril será recordado como el día de la verdad en el caso García Pérez. Este día Miguel Atala afirmó que la plata fue para el expresidente. El dinero fue entregado de a pocos y personalmente en Palacio de Gobierno o en el Instituto de Gobierno de la Universidad San Martín.

Los depósitos de Odebrecht a la offshore de Atala fueron a través de la Banca Privada de Andorra. Atala confesó ante el fiscal Pérez que las entregas de dinero a García se realizaron entre el 2010 y 2018. Es decir, en el mismo año que escribía tuits donde negaba todo.

García aseguró que "por 2 años anunciaron cuentas en Andorra y millones como si yo fuera Toledo, Humala o PPK. Patinaron otra vez". "No he recibido un centavo, no he hecho mal uso del gobierno para enriquecerme personalmente como otros. Estaré siempre dispuesto a responder por ello porque esa es mi responsabilidad histórica tras haber recibido la confianza del pueblo", insistió incluso en un video grabado por él mismo. Hoy sabemos que la verdad se abre paso.

Alguna vez García dijo "Yo diferenciaría entre el señor Cuba y el señor Luyo respecto a Atala, que tiene una explicación que ha presentado y que el Poder Judicial verá, pero (a ellos) los calificaría simplemente de haber traicionado la confianza que les dio su ministro al designarlos", manifestó en ese entonces. La explicación la conocemos ahora.

En esa misma entrevista, negó haber conocido sobre algún tipo de coima por la obra emblemática de su segundo gobierno y que le parecía "lamentable" que esta "se ensucie" al conocerse del pago de sobornos.

Los peruanos queremos llegar a la verdad, Alan García despreció la justicia de nuestro país, fue un ególatra, nunca pensó en el pueblo que dos veces lo eligió su mandatario y así está registrado en la última carta escrita que dejó  a sus hijos. Lo cierto es que hay quien ya confesó haber sido su testaferro, su nombre es Miguel Atala. Juzguen ustedes.

Leer más