up

ROSA CHAMBERGO MONTEJO: “El Colegio de Periodistas debe tener mayor presencia en el desarrollo de Lambayeque”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1223

  comentarios   

Con 36 años como afiliada al Colegio de Periodistas del Perú – Consejo Departamental de Lambayeque, Rosa Chambergo Montejo aspira al decanato de la orden profesional, encabezando la Lista N° 1. Su objetivo – afirma – es darle a la institución el posicionamiento que merece y sumar esfuerzos con las demás organizaciones de la sociedad civil en defensa de los intereses regionales.

¿Por qué quiere ser decana del CPP Lambayeque?

Deseo ser decana del Colegio de Periodistas del Perú, Consejo Departamental de Lambayeque, para trabajar junto a un representativo grupo de profesionales para consolidar a una orden representativa, que fortalezca las capacidades de sus integrantes e incrementar el número de afiliados.

Tengo el honor de pertenecer a la institución hace 36 años y creo que es necesario, y las circunstancias así lo exigen, que una mujer tome el timón del ente representativo de los hombres y mujeres que se desempeñan en las diferentes ramas del periodismo y la comunicación social.

El Colegio de Periodistas de Lambayeque debe, además, tener presencia y prestancia en el desarrollo socio económico de nuestro departamento. Es necesario que los periodistas tomemos firmes posiciones frente a lo que sucede en el contexto de nuestra jurisdicción. Tenemos capacidad de discernimiento y posición técnica que hay que expresar junto a los demás colegios profesionales.

Represento a un selecto equipo de periodistas, algunos con dos profesiones, otros en la dirección de escuelas profesionales, corresponsales de medios nacionales, conocedores del ejercicio comunicacional en el sector público, docentes universitarios y caracterizados por su dinamismo y proactividad, así como por el ejercicio institucional.

Quiero ser decana del Colegio de Periodistas para sentar las bases de la unidad y el fortalecimiento institucional. Los periodistas tenemos que caminar unidos para mejorar la condición de nuestra profesión. Somos profesionales valiosos como lo son los médicos, los ingenieros, los antropólogos, los sociólogos o los abogados, Debemos ser cada vez mejores y para ello ser mejores personas, ejerciendo la sagrada misión de informar con responsabilidad, no trasgrediendo nuestro Código de Ética.

Anhelo el decanato porque quiero que los jóvenes periodistas y comunicadores sepan la historia de nuestra orden, a la que tenemos que respetar, cuidando el legado de nuestros fundadores como los maestros Nicanor de la Fuente, Glicerio García, José Arana, Elías Pinglo, José Abad, Benigno Febres, Raúl Fernández, Cristian Díaz, José Pacherrez y tantos otros que hoy duermen en la paz de nuestro Señor.

Es hora que una mujer dirija al Colegio de Periodistas en Lambayeque y para ello el equipo que encabezo tiene un plan institucional viable y coherente, ejecutable después de la pandemia, que nos ha llevado a una emergencia en la que hemos perdido a colegas y frente a la cual, hoy más que nunca, debemos demostrar capacidad de gestión.

¿Qué planteamientos ofrece en su candidatura?

El equipo que me acompaña está preocupado por la salud de los periodistas, la mayoría no cuenta con seguro social y para ello tenemos conversaciones con entidades con las que firmaríamos convenios para atención de salud. Es urgente que actualicemos una ficha de datos personales de los periodistas colegiados, para señalar estadísticamente cuáles son las dolencias que atacan a los hombres y mujeres de la prensa y en virtud de ello ver la manera de ayudarlos.

Nuestro Consejo Directivo tendrá de manera permanente el apoyo de profesionales en Medicina, Enfermería, Psicología y Medicina Alternativa para la atención permanente de los asociados.

Queremos que a partir de la fecha se establezca el Fondo Mortuorio para todos los periodistas, cuya implementación me comprometo a adoptar entre los primeros acuerdos de la gestión.

Estableceremos permanente capacitación en todas las ramas de la comunicación y el periodismo. A lo largo de los dos años de nuestra encargatura nos caracterizaremos por la realización de diplomados, conferencias, foros, paneles y gestionaremos convenios para estudios de especialización y posgrado, todo ello haciendo uso de la presencialidad y el sistema virtual, con la participación de ponentes locales, nacionales y extranjeros, y el respaldo de universidades licenciadas.

Instituiremos un premio departamental y nacional en Periodismo y Comunicaciones, que será entregado el 1 de octubre de cada año y gestionaremos becas por concurso para nuestros asociados, tanto en el país como en el exterior. Fondos de entes cooperantes existen.

También haremos funcionar nuestras unidades productivas, para que la institución cuente con ingresos permanentes y sostenidos, así como plataformas informativas propias, empleando las redes sociales y aplicaciones.  

Publicaremos al menos dos libros al año, cuyo contenido sea de relevancia académica y cultural para nuestro gremio y la comunidad en su conjunto.

Asimismo, gestionaremos desde el primer día de gestión la remodelación de nuestro local institucional, ampliando el auditorio y reubicando en el segundo nivel las oficinas administrativas y de atención a los asociados. Nuestro objetivo es que la sede del colegio tenga actividad gremial, académica y cultural permanente.

No está demás señalar que las celebraciones establecidas en el calendario festivo se desarrollarán con programas especiales, como el homenaje a los Mártires de Uchuraccay, el Día de la Mujer, la conmemoración del Aniversario de Chiclayo, el Día de la Madre, del Padre, Fiestas Patrias, el Día del Comunicador, el Día del Periodista y fiestas de fin de año.

El desarrollo de las asambleas y reuniones informativas será permanente con los colegiados. Estableceremos un correo institucional con cada afiliado para promover la transparencia de nuestras acciones.

¿Cuánto importa fortalecer la presencia del CPP en la sociedad lambayecana?

Importa mucho fortalecer la presencia del Colegio de Periodistas en Lambayeque, porque ello significa el conocimiento de nuestra problemática, la exigencia de que se atiendan los emblemáticos proyectos como el Terminal Portuario de Lambayeque, La Calzada, la continuación del Proyecto Olmos, la II Etapa de Tinajones, las obras de alcantarillado en Lambayeque, la necesidad de un Terminal Terrestre para Chiclayo, nuevos mercados y el ordenamiento de la ciudad. Como colegio podemos ser promotores del desarrollo poniendo estos temas en la agenda pública.

Si es cierto que nuestra presencia es en el desarrollo del ejercicio profesional y deontológico, pero también es necesario que sentemos firmes posiciones respecto a nuestro departamento y en defensa de intereses comunes, sumando la adhesión de las demás órdenes profesionales.

¿Cómo podría involucrarse el CPP en el desarrollo departamental?

Haciendo sentir su presencia en el CODEPROL, involucrando a los medios de comunicación en los que trabajan nuestros colegiados a tocar de manera sostenida la problemática que atraviesa el departamento, siendo firmes cuando se tenga que emitir algún pronunciamiento al respecto y trabajando de manera coordinada con toda la sociedad civil organizada.

+ NOTICIAS:

  • Otros candidatos al decanato son Vladimir Villón Andina y Manuel Castañeda Aurazo.

----------------------------

Directora - Fundadora.

Leer más


EN EL 2020 Y LO QUE VA DEL 2021: Entidades en Lambayeque realizaron más de 200 compras directas

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1223

  comentarios   

  • Valor total supera los 70 millones de soles.
  • Salud fue el sector que más usó esta modalidad.

Compras a libre albedrio. En los tiempos de pandemia, hasta hoy, las compras a dedo por parte de las entidades estatales han sido pan de cada día y no era para menos, la situación de emergencia sanitaria lo justifica, pero como todo exceso es malo – reza el dicho popular -, las contrataciones directas, siendo tal cual, pasaron de su incipiente formalidad a engrandecer el mercado persa, donde todo se habría vendido al mejor postor.

Dicho todo ello y a modo de informar cómo en la región Lambayeque se gastaron los dineros para instalar plantas de oxígeno, comprar equipos, productos de protección, pruebas rápidas y moleculares, oxigeno medicinal, como así también las contratación para la prestación de servicios diversos, entre otros insumos para paliar la hecatombe pandémica y satisfacer las necesidades corrientes para la prestación de los servicios de atención a los usuarios por parte de los hospitales, centros de salud, postas medicas y centros de atención hospitalarios itinerantes a su cargo, este medio de información ha podido advertir vía el portal del Sistema de las Contrataciones del Estado – SEACE, que en el año 2020 la Gerencia Regional de Salud – GERESA, realizó 78 procesos bajo la modalidad de contratación directa valorizados en  22 millones 500 mil soles.

En el transcurso de este año, la misma entidad, ha logrado desarrollar 14 procedimientos directos por el valor aproximado a los seis millones de soles, lo que hace un total – hasta la fecha – de más de 28 millones de soles para el manejo de las compras directas en productos y equipos e instalación de plantas de oxígeno, así como para la contratación de diferentes servicios, los cuales en el transcurrir del tiempo son materia de serios cuestionamientos.

Se tiene, de igual forma, de acuerdo al portal del SEACE, que los hospitales a cargo de dicha gerencia regional, como entes ejecutores, en este caso el Hospital Regional de Lambayeque, Las Mercedes y el Hospital Belén, ubicado en la provincia de Lambayeque, en conjunto, entre el año 2020 y lo que va del presente año, han ejecutado un presupuesto que supera los 24 millones de soles con la finalidad de adquirir equipos, productos farmacéuticos y de protección personal necesarios, así también la contratación de servicios diversos para su operatividad.

De acuerdo al portal de transparencia del SEACE, se advierte la realización de cerca 100 procedimientos de compras vía la modalidad de contrataciones directas por el monto arriba indicado.

Policía Nacional

En las mismas condiciones, el Sistema Electrónico de Contrataciones del Estado – SEACE, muestra cómo es que el año pasado la Policía Nacional del Perú, a través de la Dirección Territorial de Chiclayo, desarrolló seis contrataciones directas por un importe total que supera los dos millones 600 mil soles, todo ellos para adquirir alimentos para su ganado equino, productos y equipos de bio seguridad, materiales de aseo y limpieza para el personal destacado en la regiones policiales de Lambayeque, Cajamarca y Amazonas, además de contratos para la prestación de servicios concesionados para la alimentación del personal policial.

Del mismo modo, se advierte en el referido portal de transparencia que el Instituto Nacional Penitenciario - INPE, a través de la Dirección Regional Norte – Chiclayo, realizó cinco contrataciones directas por el valor cercano a los nueve millones de soles, todas ellas con el objeto de contratar el servicio de alimentación de los internos de los penales de Piura, Chiclayo, Trujillo y Cajamarca, y el personal que labora en los mismos.

SEACE también muestra que la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo logró contratar directamente el servicio de internet, adquisición de productos y equipos de laboratorio por un valor acumulado superior a los dos millones 600 mil soles, utilizando para tal fin cuatro procedimientos de contratación directa.

Municipios

Respecto a las contrataciones directas realizadas por los tres municipios provinciales de la región Lambayeque, se ha podido advertir que el municipio de Chiclayo lidera el grupo, por cuanto en el año 2020, mediante la realización de siete compras directas, por un valor de dos millones de soles, logró adquirir hasta en dos oportunidades leche fresca de vaca, así también equipos de protección personal, artículos de primera necesidad, conservas de pescado y combustible.

La Municipalidad Provincial de Lambayeque, en el año 2020, ejecutó cuatro contrataciones directas, una de ellas para el mantenimiento de alcantarillado, la segunda para la compra de pruebas rápidas y las dos restantes para la compra de productos básicos de la canasta familiar, que en suma alcanzaron el monto superior a los 500 mil soles.

En la comuna de Ferreñafe se registraron cuatro contrataciones directas, dos de ellas para mejorar los mercados de la ciudad, una tercera para mejora del hospital itinerante - COVID 19 y la cuarta para la compra de productos básicos para la canasta familiar dictaminada por el gobierno central, por un monto total equivalente a los 330 mil soles.

En el ámbito de las municipalidades distritales, el portal de transparencia muestra cómo la Municipalidad de José Leonardo Ortiz lidera el gasto vía contrataciones directas, tal es así que, en el 2020 adquirió mediante esta modalidad adoquines de concreto y combustible por un monto de 355 mil soles, prosiguiendo este año con la compra de productos alimenticios para la canasta familiar, implementos de bioseguridad, elementos de protección antimotines, entre otros.

Se tiene igualmente que la Municipalidad de Túcume en el año 2020 contrató directamente los servicios para mejorar la infraestructura del mercado de la ciudad por un monto superior a los 300 mil soles, así como la construcción de nichos del cementerio de la localidad por 400 mil soles y la compra de artículos de primea necesidad por 200 mil soles, lo que hace un total cercano a un millón de soles gastados bajo la modalidad de contrataciones directas.

Respecto al resto de los municipios distritales de la región, el referido portal muestra las compras directas realizadas de artículos de primera necesidad para la conformación de las canastas de productos básicos que el gobierno central comprometió, tal es así que, por este concepto, cada comuna distrital recibió un promedio de 150 mil soles, lo que generó un gasto promedio de dos millones de soles.

Leer más


NIKITA SHARDIN: “Hemos perdido el hábito de la lectura”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1223

  comentarios   

  • La reconocida periodista reflexiona sobre la importancia de leer para escribir bien.

Nikita Shardin Flores ingresó a los 17 años a la Escuela de Comunicación Social de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Era 1991. De su paso por las aulas recuerda que un docente les hizo leer 16 obras literarias en un semestre. Si bien en su momento le pareció una cifra elevada, hoy ella agradece el que se le haya exigido a ese nivel, pues observa con preocupación que el hábito por la lectura se ha perdido en las personas.

“Creo que debemos hacer una autocrítica, porque la lectura no se ha perdido solo en los jóvenes, sino también en los adultos. De repente como docentes no estamos forjando la estrategia adecuada para motivarla. Debemos analizar qué puede hacer el docente desde la escuela, la universidad y el padre de familia desde casa para rescatar ese amor por la lectura. ¿Cómo hacemos para hablarle de una obra literaria a ese niño que se pasa horas viendo televisión? ¿Cómo compite el texto con las imágenes en movimiento?”, pregunta.

Shardin Flores señala que para los periodistas es particularmente importante cultivar el hábito de la lectura, pues este ayuda a escribir mejor. La también docente señala que hoy se encuentran muchos textos con errores ortográficos, los cuales incluso pueden descalificarlo a uno para acceder a un puesto de trabajo, ya que hoy en las entrevistas laborales se suele pedir al postulante que redacte un pequeño texto.

“¿Qué está pasando? ¿No estamos siendo muy estrictos en casa? Por favor, papá y mamá, dense un tiempo con sus hijos para, a manera de juego, enseñarles a escribir. Un texto bien escrito dice mucho de una persona”, resalta.

Trayectoria

Nikita Shardin realizó sus primeros pasos profesionales en la redacción del Diario Oficial El Peruano. Allí trabajó un año y medio. Posteriormente fue jefa de mesa de Red Global y luego dirigió un programa radial. Además del periodismo, también tuvo la oportunidad de trabajar durante siete años en la oficina de Imagen de la Biblioteca Nacional del Perú.

“También he hecho consultorías para la comunicación ambiental en áreas naturales protegidas, un espacio que era bastante desconocido en el 2005, al menos para mí, pero logramos aprender muchísimo y aportar desde la comunicación. A lo largo de mi experiencia he estado en medios escritos, radiales, televisivos, consultorías, comunicación para el desarrollo y comunicación corporativa”, menciona.

Rescata de su experiencia profesional el haber entrevistado a diferentes personas, desde altas autoridades hasta ciudadanos de a pie, pues de todos siempre obtuvo un mensaje importante que compartir.

“Durante estos años de experiencia he entrevistado a presidentes, candidatos presidenciales, ministros. He viajado en helicóptero, he ido en submarino, he tenido diferentes experiencias, pero sobre todo debo reconocer que cada persona tiene algo importante que compartir. Los periodistas debemos valorar aquello que nos quieren comunicar. Y debemos transmitirlo de manera adecuada, con objetividad, concisión, precisión y claridad. Esas son las características”, indica.

Imagen institucional

Actualmente, Nikita Shardin ocupa el cargo de jefe de Imagen Institucional de la Universidad Señor de Sipán, lo cual para ella constituye la continuidad de la experiencia, pues previamente ya tuvo un puesto similar en la Biblioteca Nacional del Perú.

“La experiencia que uno acumula, tanto cuantitativa como cualitativa, ayuda mucho a aportar desde la posición en la que se encuentra, ya sea como jefa de Imagen, como consultora en temas de comunicación para el desarrollo, como directora de un medio de comunicación o sea cual fuera el puesto”, asevera.

Apunta que el área de Imagen de una universidad ofrece grandes oportunidades para dar a conocer los aportes en el mundo académico. Menciona como ejemplo el realizar una nota informativa o una entrevista en redes sociales para difundir una tesis sobresaliente.

La periodista insiste en el hecho de practicar la lectura: “No todas las personas pueden tener experiencia en las diversas áreas. Si uno tiene experiencia en medios escritos, deberá cultivar la lectura para aprovechar esa experiencia, no dejarse llevar por lo audiovisual. La imagen en movimiento nos puede seducir, pero no dejemos de abrazar la lectura en obras literarias. Esto es importante forjarlo desde las áreas universitarias”.

Asimismo, menciona que quienes se desempeñan en el área de comunicación corporativa deben responder de inmediato ante los sucesos que afecten a su organización, lo cual implica brindar las facilidades para que los periodistas realicen las entrevistas que correspondan.

“Cerrar las puertas en la institución daría pie a que el periodista piense algo inadecuado. Eso no se puede permitir. Desde la comunicación corporativa se deben atender todas las demandas y responder por los canales adecuados. Es lo más sano que uno puede hacer y ayuda a la reputación de la institución”, expresa.

Redes sociales

Por otro lado, la periodista destaca que la forma de comunicar ha cambiado a pasos agigantados y hoy los comunicadores tienen en las redes sociales a un aliado. Indica que los medios tradicionales como la prensa escrita, la radio y la televisión deben ver al entorno digital como un elemento que los coadyuve a profundizar de la información.

“Ahora a través de las redes sociales se puede dar una información con un llamado a leer la nota completa que está en la página web. Esta nota se puede complementar con una entrevista que está en el canal de YouTube. Así debe verse, como un aliado, y no como un enemigo que está en contraposición del texto escrito”, indica.

Sin embargo, enfatiza en que a un periodista nunca le puede faltar la libreta, pues es un sano hábito tomar apuntes de las entrevistas que se realizan. Hace hincapié en que, pese al avance de la tecnología, los docentes deben fomentar en los jóvenes que siempre carguen con una libreta cuando ejerzan la profesión.

“Es importante el no confiarse de la grabadora cuando vamos a una entrevista. Recuerdo que en una comisión me ubiqué junto a unos colegas de CPN Radio, que estaban transmitiendo en directo. Yo puse mi grabadora cerca, pero también estaba anotando. Cuando llegué a la redacción de El Peruano dije voy a ver por si acaso qué registró la grabadora y cuando la reproduje no había nada, solo se escuchaba un ruido como de helicóptero, que era de la transmisión radial de mis colegas. Allí me dije que felizmente tenía la costumbre de anotar”, cuenta.

Pero, así como hace hincapié en el uso de la libreta, también sostiene que los periodistas que no se actualizan están condenados a quedar relegados. Señala que esta capacitación no solo debe ser en redacción o redes sociales, sino también en edición de video, fotografía, protocolo, entre otras materias.

Publicaciones

Nikita Shardin cuenta con dos publicaciones. La primera es ‘Machismo y reality show’, que es en esencia su tesis de pregrado que sustentó en 1999. Comenta que este libro se encuentra físicamente en las bibliotecas de las universidades de Harvard, Standford, Yale, Princeton, así como la Biblioteca Pública de Nueva York.

La segunda publicación se llama ‘Abanico de voces’, que es una selección de crónicas, reportajes y entrevistas que realizó en su mayoría cuando trabajo en el Diario El Peruano.

“He creado hace algún tiempo un taller para compartir mis conocimientos. Lo he dictado 28 veces, de las cuales 24 fueron ad honoren para personas que no tenían los recursos para solventarlo. Aquí les he enseñado a elaborar notas de prensa y spots radiales con solo dos celulares. De esta forma ya tienen las herramientas para defenderse, eso es lo importante. Creo que no podemos mezquinar la educación, si tenemos conocimientos debemos compartirlos”, finaliza.

Leer más


LAMBAYEQUE EN EL TIEMPO: Larcery Díaz prepara libro sobre la memoria fotográfica de los hermanos Quiroga

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1223

  comentarios   

Más de dos mil negativos de 35 milímetros están en proceso de selección para la edición y publicación de un libro que expondrá la memoria fotográfica de los hermanos Teófilo y Humberto Quiroga, reconocidos hombres de la prensa lambayecana, que durante décadas registraron los momentos más importantes y la cotidianidad del departamento.

La iniciativa empezó con el trabajo realizado por el periodista Lacery Díaz Suárez para la publicación del libro conmemorativo por los 100 años de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque. En su búsqueda de testimonios, documentos y fotografías tocó muchas puertas.

Recién este año los familiares de Teófilo y Humberto Quiroga Ramos, naturales de Sechura, Piura, se contactaron con él para entregarle un material que habían dejado en negativos. Se trataba de más de dos mil fragmentos de película fotográfica de 35 milímetros, con el objetivo de que en algún momento pudiera difundirse.

“No puedo asumir que todas las fotografías son inéditas, porque en el trabajo de un periódico de toda una serie de fotos solo una se publica. El hecho es que comencé a revisarlas al trasluz de la ventana y observé que en parte de ellos se contenía la historia de Lambayeque, tanto en lugares, personajes y acontecimientos que particularmente yo había testificado, ya sea como persona viviente en este lugar o como periodista. Comencé a crear una especie de positivos en mi celular, pero vi que la resolución era muy baja. Sin embargo, me percaté que en efecto algunas, muchas de esas fotos, era no solo históricas, sino también poéticas, artísticas y tenían el don de recrear la memoria lambayecana”, comenta.

Díaz Suárez menciona que las imágenes captadas por los hermanos Quiroga se ubican en un rango de 50 años, desde 1970 hasta el 2001, año en que falleció Humberto Quiroga. Teófilo murió en 1987.

Los Quiroga en Lambayeque

Teófilo Quiroga llegó a la edad de 15 años a Chiclayo con el propósito de labrarse un mejor futuro. Salió de su natal Sechura para empezar a trabajar hasta comprar su primera cámara fotográfica. Dos años después trajo a su hermano Humberto.

“Cuando yo empiezo a trabajar en el periodismo ya los encuentro como fotógrafos. Estamos hablando de 1970. Yo trabajé directamente con Teófilo Quiroga a partir de 1971 en Canal 4. Recordemos que entonces no había la cámara filmadora, solamente teníamos un noticiario diario y este se alimentaba con puras fotografías con las que se armaban secuencias. Esas fotografías eran proporcionadas por Teófilo”, rememora Díaz Suárez.

Ambos salían en búsqueda de la información. Teófilo Quiroga tomaba las mejores vistas, las revelaba en su estudio particular y las enviaba al canal, donde se proyectaban en el noticiario.

“Nuestro noticiario salía a las 8:00 de la noche y si había algún acontecimiento una o dos horas antes, Teófilo tomaba la fotografía, la revelaba en su laboratorio de la corresponsalía del diario El Tiempo, donde quedaba su oficina, y luego nos las enviaba o llevaba al canal”, comenta.

Teófilo Quiroga trabajó para El Tiempo y para Canal 4, mientras que Humberto laboró para el diario La Industria en dos momentos, llegando incluso a alternar entre su tienda fotográfica y el periódico local.

“Una anécdota de las fotografías de Teófilo es que, como las revelaba al instante, las llevaba prácticamente mojadas al canal y al ser ponchadas por las cámaras, por el calor de los reflectores, el papel fotográfico se iba doblando mientras se narraba la noticia. Había que cambiar de cámara y cambiar de foto”, recuerda.

Momentos históricos

Larcery Díaz cuenta que junto a los hermanos Quiroga le tocó compartir varios momentos históricos en Lambayeque, como el reporte de las lluvias por el Fenómeno El Niño de 1983, que dejó gran parte de la infraestructura del departamento destruida.

También está en la lista el hallazgo de la tumba del Señor de Sipán, ocurrido en julio de 1987. De ese momento – menciona – guarda la mayor cantidad de fotografías en blanco y negro, todas captadas por Teófilo Quiroga.

Cuando tocaba cubrir comisiones, Díaz Suárez se trasladaba en su pequeña moto Honda 90, llevando con él a cualquiera de los hermanos Quiroga. En una ocasión, cuando acudía con Teófilo a una inauguración en la ciudad universitaria de Lambayeque, la cámara fotográfica cayó a la vía. De inmediato, Teófilo trató de recogerla del pavimento, pero un camión pasó a toda velocidad destruyendo por completo la máquina.

“En una ocasión, Teófilo llegó a recogerme a las 6:00 de la mañana a mi casa. Los colectiveros de Monsefú le habían avisado que se había caído un avión Mirage. Me despertó y nos fuimos en la moto hasta Monsefú. Llegamos y estaba amontonada la gente rodeando las partes de la nave. Resulta que Teófilo empezó a disparar las fotos mientras yo tomaba nota de los datos. De pronto llegó un helicóptero con avioneros de la Fuerza Aérea, quienes empezaron a disparar al aire para dispersar a la gente.

En ese momento le dije que me dé el rollo de la cámara. Él respondió que no lo había terminado, así que insistí. De inmediato lo guardé en mi media. Él colocó otro rollo y siguió tomando fotos. De pronto se le acercó un oficial y le abrió la cámara velando el rollo que él había colocado. Nos quedamos helados. Como era en Monsefú, en la moto decidimos tomar el camino hacia Ciudad Eten, rodeamos Puerto Eten y tomamos la Panamericana con el riesgo de que nos parara un patrullero. Llegamos a Chiclayo, reveló las fotos, un grupo lo envió a El Tiempo, a Piura, otro lo reservamos para el noticiario de la noche y otro lo enviamos a El Comercio, en Lima, del que yo era corresponsal. Eso ocurrió en 1979”, cuenta.

Lo que Larcery Díaz y Teófilo Quiroga no esperaban era que por la tarde llamaría el entonces prefecto del departamento, Carlos Urbano Balarezo, quien solicitó que no se difunda la noticia ni las imágenes del accidente. A Quiroga se le informó desde Piura que las fotos tampoco saldrían publicadas, mientras que, desde el Lima, El Comercio tomó la misma decisión. Eran tiempos del gobierno militar.

La decisión que se adoptó fue no emitir el noticiario de la noche y de ese modo “protestar” ante la censura que había impuesto régimen respecto al hecho ocurrido en Monsefú.

El libro

Con el material fotográfico de los hermanos Quiroga, Larcery Díaz decidió crear una página en Facebook llamada “Colección inédita”, para difundir las imágenes que Teófilo y Humberto registraron del departamento.

Con dicha iniciativa postuló al Concurso Nacional de Promoción de Libros y Autores Peruanos en Medios Digitales y/o Publicaciones Periódicas Impresas – 2021, con el proyecto “El alma lambayecana en la mirada de los fotoperiodistas Quiroga. Colección inédita de hace medio siglo”, obteniendo el financiamiento para la edición y publicación de un libro de homenaje a ambos personajes de la prensa local.

Leer más