up

GASCO JALADO

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1113

La ciudadanía de Chiclayo sigue desaprobando la gestión del alcalde Marcos Gasco Arrobas, quien ganó el último proceso electoral gracias a su postulación por el Partido Podemos por el Progreso del Perú que lidera José Luna.

A casi 150 días o cinco meses aún no hay un resultado óptimo para los chiclayanos, pues los elementales problemas de limpieza pública, seguridad ciudadana, desorden del tránsito provincial e interprovincial, caos en el comercio ambulatorio y falta de infraestructura en la ciudad no tienen visos de solución.

Por el contrario, lejos de poner en marcha su Plan de Gobierno Municipal, que dijo en campaña aplicaría desde el 1 de enero de este año, se ha visto envuelto en escándalos y permanente crítica –con toda razón- por parte de los medios de comunicación, políticos y ciudadanía en general.

Aún está fresco en la mente de los chiclayanos la colocación de la alfombra roja durante su juramentación, hecho muy criticado por los momentos críticos en que asumió la gestión, también el hecho de haber nombrado funcionarios no calificados, algunos requisitoriados y  otros sentenciados e impedidos de ejercer función pública, además el cambio de casi una treintena de funcionarios que fueron invitados por él a cumplir cargos en la gestión edil y que sin embargo no cumplían con el perfil que manda la norma para ejercicio de función pública.

Sumado a ello ha suscrito un contrato millonario para tareas de limpieza pública con la empresa Veolia, cuyos antecedentes expuestos impedían por sentido común y por ley hacerlo.

Ha faltado el respeto a los medios de comunicación como el nuestro al impedirnos estar presentes en conferencias de prensa a fin de preguntar y repreguntar sobre la ciudad, su problemática y las soluciones que debe dar.

Tiene un claro enfrentamiento con los regidores de oposición a quienes desprecia en sus críticas y apabulla por su función fiscalizadora.

A la fecha el Municipio de Chiclayo ha manejado en cinco meses de gestión 22 millones 336 mil 831 soles, los que representan el 20.5 % del Presupuesto Institucional Modificado – PIM.

No vemos a casi medio año de la gestión Gasco Arrobas solución en los más caros anhelos de la ciudad. No hay ningún avance en la construcción, por ejemplo, de nuevos centros de abastos, el Terminal Terrestre tal vez no se inicie en esta gestión y seguiremos condenados al desorden como ciudad. Tampoco hay ningún anuncio de obras emblemáticas, ni siquiera una ordenanza en la que se anuncie la construcción de veredas para el centro de la ciudad.

El ego, el carácter explosivo, la falta de capacidad y de conocimiento sobre cómo solucionar nuestros problemas de ciudad empiezan a pasarle la factura al alcalde Marcos Gasco, quien a casi medio año del 2019 está jalado por no rendir en las diversas materias. La pregunta es si está a tiempo de revertir la nota roja antes que concluya el año. 

Leer más