up

PRESIDENTE DE CAPECO: “Tenemos que trazar una ruta de políticas de desarrollo de viviendas”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1213

  comentarios   

  • Jorge Zapata Ríos propone una alianza con el sector privado para dotar de servicios básicos a las familias.

Según cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática – INEI, cerca de ocho millones de peruanos no cuentan con saneamiento básico en sus viviendas. Para el presidente de la Cámara Peruana de Construcción – CAPECO, Jorge Zapata Ríos, el sector privado puede dotar más rápido de estos servicios básicos, a diferencia del sector público, que tarda más y distribuye inequitativamente el presupuesto.

“El problema está en que mientras el privado construye viviendas acabadas con todos sus servicios básicos, asumiendo el costo de estos, cuando el público construye tiene que hacer una gran inversión, con un capital insuficiente. Tenemos que hacer una alianza, trazar una ruta de políticas de desarrollo de viviendas”, indica.

Señala que en algunas zonas de Lima una vivienda al sector público le puede costar 140 mil soles, cifra con la cual el privado podría construir dos o tres casas, las cuales ya vienen con pistas, veredas, equipamiento, parques, agua y desagüe. Por ello, resalta que el Estado debe impulsar una política de construcción de viviendas, a través del sector privado.

“Así el Estado ahorra ingentes recursos, mientras que el privado hace que llegue más rápido el agua y desagüe. Cuando una familia ocupa informalmente una vivienda, el Estado puede tardar hasta 18 años en dotar de saneamiento básico. Esa política tiene que cambiar y hacerse de esta forma que nosotros proponemos”, manifiesta.

Señala que otro problema es que muchas familias son engañadas por traficantes de tierra, quienes les venden la ilusión de la casa propia y le entregan una vivienda precaria a la cual el Estado tarda muchos años en instalarle agua y desagüe, debido a la corrupción que existe y la poca capacidad para elaborar buenos expedientes.

Modelo

El líder gremial señala que el modelo que propone CAPECO es que se construyan viviendas de manera formal, a través del sector privado, con los estímulos (bonos) que da el Estado para las familias que no cuentan con los recursos necesarios.

“Una familia tiene que pagar de 40 mil a 60 mil soles para una vivienda completa, absolutamente terminada con pistas, veredas, jardines, parques, agua, desagüe y luz. Sin embargo, no todas tienen este monto. Lo que proponemos es un crédito a 20 o 25 años de unos 30 mil soles y una cuota inicial de cinco mil o diez mil soles y de esta forma tenemos resuelto el tema del saneamiento en las viviendas. El modelo debe apuntar a eso, pues el que tenemos para dotar de agua y desagüe ha fracasado rotundamente en los últimos 20 años”, precisa.

Ejecución

Zapata Ríos destaca que un buen primer paso ha sido la aprobación de la Ley de Desarrollo Urbano Sostenible, pues plantea otra visión en la construcción de viviendas, la cual obliga a los alcaldes a hacer sus planes de desarrollo urbano y destina un presupuesto del erario nacional para este fin.

Indica que para desarrollar estos documentos técnicos se puede echar mano de los colegios profesionales, principalmente del Colegio de Ingenieros, que debe ser un consultor permanente en esta materia

“En cuanto a las brechas en infraestructura vial, salud y educación también es necesario hacer algunos cambios. No podemos demorarnos una eternidad como ahora. Esto obedece a una serie de problemas con las licitaciones, concursos, selección de proveedores, seguimiento de obra. Para paliar esta situación se han puesto en marcha otras iniciativas como las obras de gobierno de a gobierno. Habría que ver si esta modalidad se replica en otros casos, aunque creo que lo más rescatable de esta forma de contratar han sido los PMO (‘Project Management Office’), enfatiza.

Añade que también debería modificarse la forma de administrar al recurso humano, pues se necesitan más funcionarios de carrera, aquellos que estén permanentemente en las instituciones y que no sean cambiados cada vez que entra un nuevo gobierno.

“Lamentablemente, las obras públicas se han ‘abogadizado’, cuando lo que se necesita son ingenieros y no abogados. Hoy las obras están llenas de conflictos que se pueden evitar con un buen expediente técnico, buenas bases y un adecuado seguimiento de obra”, asevera.

Leer más


JUAN HERNÁNDEZ ALCÁNTARA: “Si no combatimos el nivel freático, todas las obras se deteriorarán”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1213

  comentarios   

  • El vicedecano del Colegio de Ingenieros de Lambayeque hace hincapié en que solo se ha avanzado con la primera etapa de Tinajones.

Para el vicedecano del Colegio de Ingenieros del Perú – CIP Lambayeque, Juan Hernández Alcántara, existe un problema que no está siendo tomado en cuenta, el cual a la larga podría perjudicar a los grandes proyectos que se planean hacer en el departamento. Se trata del alto nivel freático del valle Chancay, en su parte media y baja.

“Este problema se agudiza por los excesivos riegos de los suelos agrícolas, debido a los cultivos que demandan un alto consumo de agua como el arroz y la caña de azúcar. A todo ello tenemos que sumar el cambio climático y la presencia recurrente de lluvias torrenciales, propias del Fenómeno El Niño. Todo esto satura los suelos”, explica.

Señala que Chiclayo, cuya topografía es casi plana, tiene problemas aún mayores, debido a que las redes de alcantarillado tienen una antigüedad de más de 50 años, lo cual ocasiona que la elevación del nivel freático llegue a casi medio metro de la superficie del suelo.

“Por más bonitas que sean las obras que vamos a construir como el Terrapuerto, las carreteras y las pistas en la ciudad, si no cambiamos las redes de agua y desagüe, si no combatimos el nivel freático del Valle Chancay, estas obras siempre se deteriorarán con el tiempo”, sostiene.

Obras importantes

Hernández Alcántara señala que ya es hora que se piense en obras de envergadura para Lambayeque. Menciona como ejemplo al proyecto del reservorio Tinajones, el cual se quedó en una primera etapa y requiere del potenciamiento de su infraestructura, pues no solo abastece de agua a Chiclayo, sino a las principales ciudades de Lambayeque.

“Tinajones va a llegar al término de su vida útil. Si fallan otras obras de trasvase como la del túnel Chotano, que tiene más de 60 años de antigüedad, se generará un colapso económico. Si tan solo se derrumbase el túnel Chotano se dejarían de trasvasar más de 200 millones de metros cúbicos de agua al año y por lo tanto un módulo de riego de 10 mil metros cúbicos por hectárea, con lo cual se perderían 20 mil hectáreas del sistema Tinajones”, enfatiza.

Cultivos

Hernández Alcántara apunta que el Colegio de Ingenieros trabaja en la reconversión productiva de Lambayeque, para lo cual es necesario cambiar la forma de pensar de los agricultores, a fin de que incorporen nuevos cultivos, que demanden menos cantidad de agua.

“El arroz se puede sembrar en Jaén, en Bagua, en la ceja de selva, que es donde el recurso (agua) está presente. Poco a poco tenemos que ir pensando en cultivos que nos den la rentabilidad suficiente. El ejemplo de Olmos es muy elocuente, actualmente ya llegamos a 25 mil hectáreas en cultivos de agroexportación. Hay cerca de 12 mil hectáreas de caña de azúcar y también tenemos uva, arándano, entre otros”, asevera.

Señala que el Proyecto de Irrigación Olmos necesita afianzar sus siguientes etapas como el recrecimiento de la presa Limón, la cual actualmente tiene una altura de 43 metros y está en proceso de sedimentación.

“Si no pensamos en el recrecimiento de la presa Limón y las obras conexas como el aliviadero y la obra de captación, vamos a tener un problema con los agroexportadores, que actualmente reciben agua del río Huancabamba, que es trasvasada del río Olmos por el túnel Trasandino”, apunta.

Refiere que otras obras conexas son la reubicación del Oleoducto Norperuano y la construcción de un túnel carretero. Además, señala que en el Valle Viejo de Olmos se debe construir la infraestructura menor de riego, a fin de lograr un riego tecnificado, ya sea presurizado, por goteo o por aspersión.

Colegio de Ingenieros

En tanto, señala que el Colegio de Ingenieros de Lambayeque está comprometido con la probidad de sus agremiados, a través del Comité de Ética.

“El Colegio de Ingenieros de Lambayeque tiene las cosas bien claras. Si alguien delinquió, debe ser castigado, de acuerdo a lo que señalan los códigos del procedimiento civil y penal”, asevera.

Además, señala que el compromiso de la actual directiva que preside Walter Zamora Capelli es capacitar a los ingenieros, pues muchas veces las denuncias que reciben están ligadas a la mala praxis de los residentes de obra o supervisores de obra.

Leer más


SEGUNDO PAICO GASCO: “Lambayeque prácticamente no está en el Plan Nacional de Infraestructura”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1213

  comentarios   

En el 2019, el Ministerio de Economía y Finanzas publicó el Plan Nacional de Infraestructura para la Competitividad, el cual contemplaba inversiones a corto y largo plazo. Durante los primeros cinco se planeaba invertir 117 mil millones de soles, mientras que en una segunda etapa (20 años) se tenía considerado un desembolso de 363 mil millones. El ingeniero civil Segundo Paico Gasco señala que este documento técnico contiene las obras que permitirán cerrar la brecha de infraestructura en el país. Sin embargo, Lambayeque no está considerado. 

Refiere que el plan contempla un total de 52 proyectos, que en su conjunto bordean los 500 mil millones de soles de inversión. De estos, a Lambayeque solo le corresponden 17 mil millones de soles por concepto de la Autopista del Sol. Solo Lima concentra el 38 % del presupuesto.

“El problema es más grande de lo que pensamos. Creo que estos planes de infraestructura que se plantean deberían ser políticas de Estado para que los gobiernos que vengan continúen con la hoja de ruta en los próximos 20 años. En realidad, soy escéptico de que esto se pueda continuar, dada la coyuntura que vivimos”, menciona.

Mirada del exterior

El ingeniero refiere que en el 2018 el Foro Económico Mundial realizó una valoración entre 137 países respecto a infraestructura urbana, sobre la base de los estándares mínimos que establece la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico – OCDE. El Perú ocupó el puesto 85. “Evaluaron los indicadores de calidad de infraestructura y no pasamos la prueba”, refiere.

Paico Gasco, quien radica actualmente en España, señala que en el extranjero no existe claridad sobre el rumbo que tomará el país a raíz de la turbulencia política de las últimas semanas.

En materia de sanitaria, indica que en España hay 30 centros de salud por cada cien mil habitantes; mientras que en el Perú hay solo 15.

“A pesar de ser un país de primer mundo, España cuenta con el número mínimo de centros de salud, que establece la OCDE. Si nosotros queremos cerrar esta brecha tenemos que hacer un esfuerzo enorme”, señala.

Asimismo, compara que España tiene 504 mil kilómetros cuadrados de extensión territorial, mientras que el Perú tiene un millón 285 mil. Sin embargo, el país europeo tiene 165 mil kilómetros de carreteras, mientras que el Perú solo 78 mil.

Infraestructura

Además, anota que el 84 % de la red nacional vial en el Perú está asfaltada, pero el 70 % de la red vecinal está sin asfaltar.

De igual forma, menciona que casi el 45 % de colegios en el Perú necesita de mantenimiento, pues su infraestructura data de hace 30 años como mínimo y ha sido diseñada bajo normativas anteriores.

“Al parecer nos estamos dedicando a crear nueva infraestructura, pero no hacemos hincapié en el mantenimiento de la ya existente”, refiere.

En tanto, que la infraestructura de la represa Tinajones y Gallito Ciego también necesitan de renovación, a fin de generar sostenibilidad en el tiempo.

Profesionales

Por otro lado, señala que uno de los pilares para el cierre de brechas de infraestructura es contar con profesionales idóneos, capacitados, para lo cual es importante que se eleve el nivel de las universidades. Apunta que, si bien se ha avanzado con la implementación de laboratorios, aulas y talleres, gracias a las exigencias de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria – SUNEDU, se ha dejado de lado la capacitación que deben tener los profesionales.

“Estoy aquí hace cuatro años y cuando llegué encontré una realidad totalmente diferente a la que hay en el Perú. Para alcanzar un nivel competitivo he tenido que hacer tres maestrías y ya me voy por la cuarta. Aquí nunca dejas de aprender, todos los profesionales están comprometidos en capacitarse constantemente”, anota.

Cuenta que en España los alumnos que ingresan a la universidad reciben por un período de tres años las licencias gratuitas de los ‘software’ más avanzados, mientras que en el Perú estos deben “piratearse”.

“Las universidades cuentan con todo el equipamiento aquí. Están dentro de los cien primeros puestos de ranking mundial, mientras que nuestra mejor universidad está recién en el puesto 700. La academia en el Perú está totalmente relegada”, indica. 

Leer más


EDDIE CÓNDOR CHUQUIRUNA: “El gobierno más corrupto de las últimas décadas fue el de Alberto Fujimori”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1213

  comentarios   

Según Alfonso Quiroz, en su libro ‘Historia de la corrupción en el Perú’, el gobierno de Alberto Fujimori le robó al Estado Peruano seis mil millones de dólares. En opinión de Eddie Cóndor Chuquiruna, integrante de la Comisión Andina de Juristas y consultor internacional en asuntos de gobernabilidad y democracia, no cabe duda que fue ese régimen dictatorial el más corrupto de las últimas décadas.

“Sin duda, en las últimas décadas el gobierno que se ha llevado el premio mayor al más corrupto es el de Alberto Fujimori, que además cooptó las instituciones, las instrumentalizó para lograr una absoluta impunidad. Él finalmente fue procesado por delitos de lesa humanidad, pero no sé si le pueda alcanzar la vida a una persona para ser juzgado por todos los tipos penales que se vulneraron durante su gobierno”, opina.

Sobre esa base, indica que las naciones que lograron desarrollarse democráticamente lo hicieron a partir del fortalecimiento de sus instituciones, haciéndolas sólidas, creíbles, transparentes y accesibles. En virtud de ello, señala que el Perú debe superar la herencia del fujimorismo para apostar hacia la prosperidad.

Pequeña escala

Cóndor Chuquiruna señala que por lo general la mirada se centra solo en la corrupción que ocurre en las grandes ciudades, mas no en la que ocurre en las pequeñas municipalidades. Incluso afirma que esa corrupción no forma parte de las estadísticas, por lo que la población debe empoderarse para tener herramientas que le permitan hacer una veeduría ciudadana.

“La población debe sumar en una relación de diálogo colaborativo y constructivo para generar condiciones, a fin de que las acciones de las autoridades en los distintos niveles, ya sea de orden municipal o regional, no den rienda suelta, sino que haya un control ciudadano efectivo. Hoy no existen esas condiciones, pero tenemos que construirlas y justamente el bicentenario es el momento clave”, anota.

Indica que el derrotero que debe tomar el país tendría que estar encaminado hacia uno donde haya menos participación política de los gobiernos y mas bien las decisiones que tengan que ver con las contrataciones y adquisiciones del Estado sean tomadas por recurso humano de probados principios y valores.

Cotidianidad

En tanto, lamenta que la población cada vez asuma como algo habitual la corrupción e incluso considere que debe ser permisible. Señala que este lastre ha calado tanto en el subconsciente de las personas, que incluso no es un elemento de juicio el contar o no con antecedentes de corrupción para que un candidato sea elegible a un cargo de elección popular.

Precisa que en el Perú hay un marco jurídico insuficiente para combatir la corrupción, pues si bien los tipos penales sí están especificados, los procedimientos en sí para llegar a una sanción efectiva son muy extensos, lo que dota de una fragilidad a las instituciones.

“Incluso los que cometen actos de corrupción llegan a utilizar los recursos del Estado para su propia defensa. Este bicentenario debe servir para una profunda reflexión respecto al derrotero que debemos seguir para superar este problema, si queremos orientar nuestra vida política como país independiente hacia una relación de efectivo goce y disfrute de los derechos y no de las restricciones que tenemos ahora, entre otras razones, fundamentalmente por la corrupción”, indica.

Problema estructural

Enfatiza en que la corrupción es estructural en el país, por lo que demanda de una acción integral del Estado, a través de su sistema de justicia, para combatirla. En ese punto resalta que en el Perú hay jueces y fiscales que han dado muestras de probidad.

“Digo esto desde la mirada externa, pues vivo fuera del Perú hace 10 años. El equipo anticorrupción ha permitido llevar a juicio a los últimos cinco presidentes. Tenemos que apoyar su labor, porque son baluartes y defensores de la democracia desde el sistema de justicia. Se trata de jueces y fiscales que no han vacilado en los últimos años en perseguir al crimen organizado. Tenemos que potenciarlos”, menciona.

Señala que al sistema judicial debe sumarse también la libertad de expresión, pues se requiere de un periodismo de investigación sin compromisos ni tintes políticos.

Leer más


JORGE CHÁVEZ PITA: “La Ley de Contrataciones del Estado ha sido distorsionada”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1213

  comentarios   

  • El consultor señala que el Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado – OSCE, debe ser reestructurado.

Según cifras de la Contraloría General de la República, el Perú pierde 23 mil millones de soles en promedio todos los años a causa de la corrupción. Para el consultor Jorge Chávez Pita, esto se debe en gran parte a que la Ley N° 30225 - Ley de Contrataciones del Estado, ha perdido su esencia, siendo cada vez menos efectiva.

“La Ley de Contrataciones del Estado ha sido totalmente distorsionada por la jurisprudencia, opiniones que son de aplicación obligatoria directiva, acuerdos de la sala plena que han cambiado la esencia de la misma ley con todos estos arreglos. Ahora los operadores están ávidos de realizar alguna acción corrupta porque ven que todas las obras que se contratan, sobre todo en Lambayeque, están direccionadas (…) La ley está fuera de contexto, es obsoleta, ha sido manipulada”, indica.

Asimismo, anota que el Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado – OSCE, debe ser reestructurado, pues al Tribunal de Contrataciones del Estado no se le fiscaliza, pese a que esta instancia resuelve sobre grandes cantidades de dinero y sí cuenta con capacidad sancionadora.

Legislación

El consultor explica que la corrupción prevalece en el Perú porque tampoco hay una legislación disuasiva, efectiva y oportuna que permita identificar los posibles hechos de corrupción antes de que se consumen. En ese sentido, destaca que el Congreso haya aprobado por insistencia la ley que le otorga capacidad sancionadora a la Controlaría.

“Debemos velar por las prerrogativas de los entes de control para tomar acciones más efectivas y oportunas, porque sino vamos a seguir en lo mismo. Los operadores, funcionarios, las mismas autoridades consideran que si se identifica un hecho de corrupción se llevará un proceso de investigación penal y eso demanda mucho tiempo. Hay veces que las causas prescriben o en las que las sanciones son tibias”, menciona.

Personal de confianza

Chávez Pita refiere que se debe regular la contratación del llamado personal de confianza, ya que este no llega a la gestión pública por sus propios méritos ni por su capacidad, sino por influencias. En muchos casos -asegura- se enquistan en las instituciones para encubrir a los operadores de la corrupción.

“Mientras esto no se regule, mientras no haya un parámetro establecido donde prevalezca fundamentalmente la meritocracia, entonces vamos a tener siempre lo mismo: funcionarios que solamente se dedican a accionar en función de los operadores de la corrupción”, resalta Chávez Pita.

Apunta que también es igual de importante acabar con el corruptor, aquel que corrompe al resto de funcionarios y está a la espera de ver la forma de coludirse para sacar provecho de situaciones específicas como adquisición de bienes. Indica que durante la pandemia se evidenció esto a través de las compras directas de Equipos de Protección Personal – EPP.

“El nuevo gobierno debe ver la forma de que las entidades públicas tengan una regulación respecto a la contratación de personal de confianza. ¿Confianza para qué? ¿Para que encubran los malos actos dentro de las instituciones? Tiene que haber un punto de inflexión, un golpe de timón para lograr que los niveles de corrupción disminuyan porque es demasiado el dinero que va a parar a los bolsillos de la gente de forma ilegal. Mientras tanto, otras personas no tienen agua, desagüe, ni alimentos. Hay una desigualdad tremenda”, enfatiza.

Corrupción histórica

Por otro lado, subraya que todos los gobiernos en la historia contemporánea, desde Juan Velasco Alvarado hasta Martín Vizcarra Cornejo se han visto manchados por la corrupción, en mayor o menor medida.

“La mayoría de expresidentes están investigados, privados de su libertad, con detención domiciliaria, uno está fugado y otro se suicidó. Eso es lo que tenemos. Encontramos corrupción en todos los niveles y en todos los períodos gubernamentales, tal es así que ahora tenemos el caso Lava Jato, que es un emblema, una insignia del robo de los recursos públicos”, lamenta.

Leer más


PEDRO TORRES FERNÁNDEZ: “Keiko Fujimori no pudo acreditar una sola prueba de fraude”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1213

  comentarios   

  • El abogado sostiene que debe detenerse el enfrentamiento entre compatriotas a causa de la segunda vuelta electoral.

Tuvieron que pasar 43 días después de la segunda vuelta para que el Jurado Nacional de Elecciones – JNE, pueda proclamar a Pedro Castillo como presidente electo. La razón obedece a las denuncias de fraude electoral que interpuso Fuerza Popular. Para el abogado Pedro Torres Fernández, Keiko Fujimori, lideresa del partido naranja, no ha podido acreditar ninguna prueba que sustente la temeraria acusación. Por el contrario, lo que habría hecho es dividir a la población a poco de las celebraciones por el Bicentenario de la Independencia.

Explica que no es el JNE quien debe demostrar que no hubo fraude, sino Fuerza Popular quien debió acreditar pruebas de lo mencionado. Además, señala que la nulidad del proceso electoral tiene que ser por causales que expresamente la ley reconozca y que haya previsto con anticipación, las mismas que son producto de una discusión en el Congreso, donde están representados los partidos políticos.

“Ellos deben demostrar que hubo suplantación de firmas, adulteración de resultados, son los que deben acreditar alguna prueba de que efectivamente eso ha pasado. Si la hubiese, lo cual hasta ahora no se ha podido demostrar, se justificaría la anulación del proceso electoral, pero no ha sido así. Además, un golpe de estado no es ninguna solución, por el contrario, agrava los problemas que tiene el país”, refiere.

Actividad política

Torres Fernández indica que la forma en que hoy la ciudadanía se acerca a la práctica política es distinta a la de hace 30 años. Antes -indica- en Chiclayo, la avenida Balta o el Parque Principal se llenaban de una muchedumbre que se apostaba para escuchar los mítines de Víctor Raúl Haya de la Torre, Fernando Belaunde o Luis Bedoya Reyes; mientras que ahora la discusión se ha trasladado a las redes sociales.

“Las redes sociales democratizan la opinión, pero también democratizan la banalidad de la gente. Nos quedamos en comentarios que en muchísimos casos no llegan a convertirse en una real acción de cambio que involucre a más personas. Lo digo desde la experiencia de Chiclayano Despierta, que es un colectivo que nació de las redes sociales. Teníamos un problema enorme en ese momento que hasta ahora no se soluciona. La gente compartía fotos de lo que pasaba en las calles, pero no se involucraba en la participación”, afirma.

Ciudadanía

Cita al exsenador Luis Alberto Sánchez y menciona que el Perú sigue siendo “un país adolescente”, toda vez que no ha alcanzado un nivel de madurez propio de una república, ya que existe una idiosincrasia que marca la diferencia entre los ciudadanos de la costa y de la sierra, entre Lima y el interior del país.

“Hemos llegado al punto que en la última campaña electoral había gente que decía que Lima y el norte debían unirse y tener una república separada del sur del país, porque no compartían posiciones políticas, lo cual es un absurdo, porque la participación ciudadana no se debe limitar a la emisión de un voto, sino al compromiso respecto a cómo establecer mecanismos de control de la clase política para que esta se haga responsable de sus promesas de campaña”, anota.

Corrupción

Por otro lado, destaca que las instituciones como la Contraloría General de la República y el Ministerio Público están enfocadas en los pequeños casos de corrupción y no en los grandes casos.

Refiere que la corrupción encuentra cabida en el tejido de servidores públicos, ya que estos adquieren una estabilidad que no va en función de los resultados que obtienen ni de evaluaciones constantes.

“Deberíamos tener un sistema de administración de lo servidores públicos, algo similar a lo que quiere llegar a ser Servir, pero que hasta ahora no llega. Más allá de tener una resolución, un contrato, deben ser evaluados en función a los resultados que alcanzan, porque manejan un presupuesto que es para garantizar los servicios del Estado”, puntualiza.

Leer más


CARLOS WESTER LA TORRE: “Tenemos el compromiso de salvar el honor de la patria”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1213

  comentarios   

  • El arqueólogo señala que se debe pensar en un gran proyecto nacional, desde la perspectiva cultural.

El Perú llega al bicentenario de su independencia en uno de los momentos más críticos de su historia. Con un escenario político cargado de tensión, los infaltables escándalos de corrupción y una pandemia en curso que ha enlutado a cerca de 200 mil familias, pocos parecieran ser los motivos para celebrar. En opinión del director del Museo Arqueológico Nacional Brüning, Carlos Wester La Torre, estas fechas deben servir más bien como un punto de inflexión para lograr un verdadero cambio.

“Hoy los peruanos tenemos el compromiso de salvar el honor de nuestra patria, un honor que ha sido lesionado profundamente en los últimos años. Por eso, estos 200 años son una oportunidad para poner punto final a ese camino. La libertad de los patriotas se consiguió de una forma limpia. Fue una libertad soñada, sin botas, sin vestimenta, sin armadura y con poca comida, pero fue decidida porque había una causa, un objetivo en común: liberar al pueblo”, señala.

Cuestiona que cada cinco años el presidente que sale elegido busca “refundar” nuevamente al Perú, ya que no se ha construido una sola idea de país. Ergo, propone que se elabore un gran proyecto nacional, que defina hacia dónde se quiere llegar como nación, desde la perspectiva de la cultura, identidad e historia.

“Ahora tenemos el compromiso de lavar ese honor que ha sido manchado por mucha gente, que nos ha llenado de vergüenza. Esta es la oportunidad, ahora que la pandemia nos ha golpeado es cuando precisamente debemos levantarnos para darle al mundo la señal de lo que este país ha sido capaz de hacer en el pasado y de lo que puede hacer ahora. Este es un momento de mucho compromiso y espero que estos 200 años sirvan para seguir reflexionando sobre la responsabilidad ciudadana en este proceso”, menciona.

Suma de culturas

Wester La Torre explica que la arqueología ha logrado acercar a las personas a los rasgos y características que construyen la identidad nacional, la cual a su vez se forma de muchas identidades locales que son el reflejo de los territorios, a través de las creencias, el arte y la sabiduría popular.

“Hay unos elementos que ayudan a articular estas identidades como son las historias comunes, las continuidades y discontinuidades por las que ha atravesado nuestro país a lo largo de este proceso. La perspectiva que tengo es que somos una suma de culturas que se describen con nombre propio, pero que es una suma de pueblos con rasgos y características que encierran en sí una materialidad que revela historia”, apunta.

Menciona que el Señor de Sipán, el Señor de Sicán, la Dama de Cao, la Sacerdotisa de San José de Moro y la Sacerdotisa de Chornacap son el reflejo de la fragmentación política y territorial que ha construido identidades tan complejas.

Irrupción

El arqueólogo opina que el proceso de conquista española significó una irrupción territorial, un quiebre y la más profunda fractura que tuvo el Perú.

“Basta pensar en el hecho de que los españoles ya no querían que los habitantes del incanato hablen en su idioma, imagínense los problemas que debieron tener a nivel comunicacional. Los cambios que hubo en la vestimenta, los alimentos, las medicinas. La colonia trae un drama de desprecio y odio que no se ha vivido en ninguna parte del mundo. Lesiona el alma de un pueblo”, enfatiza.

Hace hincapié en que la República es la oportunidad para curar las heridas que dejó el proceso de colonización. Sin embargo -lejos del anhelo de libertad con el que soñaron los patriotas- a lo largo de estos 200 años las heridas solo se han profundizado.

Cultura y brechas sociales

En tanto, Wester La Torre señala que los contenidos culturales impartidos en las escuelas son reflejo del centralismo, pues a los niños y jóvenes se les enseña historias que no son las de su territorio, debido a un esquema básico educativo que debe ser modificado.

Asimismo, acota que la identidad cultural incorpora como elemento a la calidad de vida, por lo que el próximo gobierno tendrá la responsabilidad de acortar las brechas sociales y reconciliar al país bajo la perspectiva de la independencia.

“No podemos hablar de la identidad de un pueblo que se muere porque no tiene una posta. Necesitamos que el Estado redistribuya la riqueza a las regiones donde más hace falta. Necesitamos cuidar la salud de nuestra población para que disfrute de esa identidad”, puntualiza.

Leer más


SONALY TUESTA: “La identidad local nos define como parte del Perú”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1213

  comentarios   

  • La periodista e investigadora cuestiona que persistan prejuicios por cuestiones culturales.

El Perú es un país multiétnico y pluricultural, del cual pocas personas pueden jactarse de haberlo recorrido casi en su totalidad. Una de ellas es la periodista Sonaly Tuesta Altamirano, quien resalta la importancia de construir una identidad local en cada uno de los departamentos del país, a partir de la cual formar una gran identidad nacional.

“La identidad local nos define como parte del Perú. Todas esas identidades y pertenencias están alojadas en un país como el nuestro, desde el hecho de reconocernos como parte de una comunidad, identificarnos con ella, estar orgullosos de pertenecer a ese espacio, a esa forma de ser”, menciona.

Recuerda, por ejemplo, que en su natal Chachapoyas le enseñaron acerca de la historia de su comunidad, resaltándose la figura de héroes locales como Matiaza Rimachi, quien participó en la Batalla de Higos Urco, el 6 de junio de 1821, en el marco de la gesta independentista. “Para nosotros, ella (Matiaza Rimachi) no es parte de una historia lejana, sino parte de nuestra vida, un ejemplo para lograr nuestro propio empoderamiento y desarrollo”.

Diversidad cultural

Sonaly Tuesta refiere que, pese a la diversidad cultural del Perú, existe una serie de historias comunes que hermanan a los habitantes. Sin embargo, muchas veces se ve a esta diversidad como un problema en lugar de una potencialidad.

“Lo que siempre sale es el prejuicio, el estereotipo, el estigma. A quienes no les entendemos ni por el idioma ni por la cosmovisión los ninguneamos y mantenemos ese esquema lamentable del sistema gamonal. Son ellos los que saben lo que les conviene, pero no les damos la oportunidad de hacer de su sabiduría un valor”, indica.

Enfatiza en que la diversidad cultural también se ha convertido en un tema político, pues no se puede hablar de esta sin libertad. Acota que a lo largo de la pandemia por el COVID-19 han fallecido siete líderes indígenas, hecho que ha pasado desapercibido por los conflictos entre los candidatos que participaron de las elecciones generales.

“Nadie puede obligarte al llegar a una fiesta religiosa a ser devoto de alguna imagen que la gente tenga como importante, pero si estás allí y esa es una costumbre, lo mínimo que tienes que hacer es respetar. Eso es obvio, es básico. No puedo entrar a la casa de alguien e ir a su clóset y ponerme su ropa, para eso tengo que pedir permiso”, ejemplifica.

Igualdad

Anota que, si bien existe diversidad cultural, en el plano ciudadano todos son iguales, pues tienen los mismos derechos y deberían tener el acceso a las mismas oportunidades. En virtud de ello, refiere que no se debe denigrar las luchas sociales de los diferentes colectivos que aspiran lograr algún tipo de reivindicación.

Precisa que en lo que va de la pandemia se ha puesto en evidencia las precariedades del país en los diferentes sectores, pero también se han fortalecido las organizaciones y colectivos, sobre todo de mujeres, que se han unido para liderar propuestas comunales contra el hambre y la violencia.

“Tenemos mucha responsabilidad también en casa. Es importante trabajar con nuestros hijos sobre la mirada hacia los demás desde esa posición de privilegio. Cuando uno tiene ciertos privilegios no puede mirar la realidad de los demás desde esa posición. Aquí no se trata solo de lograr una meta personal, sino de trascender al propio interés en aras del bienestar de los demás. Allí radica un punto valioso para lograr la transformación”, comenta.

Indica que el Bicentenario es una oportunidad para reflexionar sobre esta situación e implementar políticas públicas destinadas a proteger la diversidad cultural. Asimismo, afirma que la riqueza cultural no es un accesorio ni algo decorativo para darle fuerza a un discurso político, sino que es un pilar fundamental en el desarrollo.

“Existen modelos de desarrollo en los cuales, a partir de la sabiduría de los pobladores de la costa, sierra y selva, se generan transformaciones, innovación y alianzas con diferentes sectores del Estado y la empresa privada. Todo eso ayuda a que se fortalezca la cosmovisión de estas personas en el camino a lograr una vida digna. Creo que desde allí podemos encontrar ciertos puentes para reconocernos en la diversidad y alcanzar las oportunidades que debemos tener todos de igual manera como ciudadanos”, indica.

Leer más