up

¿POR QUÉ APOYO LA MARCHA CíVICA DEL 15 DE MARZO?

Escribe: Rosa Amelia Chambergo Montejo
Edición N° 1003

Desde que Expresión vio la luz como medio de comunicación ha hecho suyos los más caros anhelos de Lambayeque, y así lo certificamos en nuestras 1,003 ediciones y casi 24 años de circulación.

 

Aquí hemos escuchado la posición política de dirigentes de la izquierda, de centro, de derecha; de aquellos que sin tener el color político o credo sueñan, ambicionan o anhelan vivir en mejores condiciones, donde los presupuestos públicos se apliquen con coherencia y honestidad. Esas personas  han tenido y seguirán teniendo en las páginas de Expresión la oportunidad para manifestar sus ideas, sus protestas y también sus propuestas, porque en ello se basa el respeto, la tolerancia y el ejercicio democrático en el que hoy en día vivimos, sistema que debemos cuidar y proteger para seguir haciéndolo sólido.

 

Es muy difícil ponerse de acuerdo frente a diversas opiniones de un colectivo ciudadano. Sin embargo, cuando se persigue un objetivo en común, la paciencia, tolerancia y comprensión son aliados de quienes creemos que Juntos podemos lograr grandes cosas para vivir en una sociedad justa y digna.

 

De una u otra manera me he visto involucrada en el objetivo que persigue el Comité Cívico de Lambayeque y por ello se hace necesario precisar ante los lectores de Expresión el porqué de mi participación.

 

En Lambayeque tenemos un sistema de alcantarillado colapsado, obsoleto, producto de la ineficacia y falta de planificación de autoridades, quienes ostentando el poder hicieron muy poco desde hace 30 años.

 

Entonces urge que se aplique un Sistema Integral de Agua y Alcantarillado para Chiclayo, Lambayeque y Ferreñafe, pero también urge el estudio y diseño de lo que debiera significar el Drenaje Pluvial. Los técnicos dicen que se necesitan alrededor de cinco mil 500 millones de soles, cifra que de ser cierta, sería ejecutada de tramo en tramo.

 

Desde la época del gobierno aprista se miró a Lambayeque por esta carencia de servicio básico; de ahí que muy pocos ciudadanos saben que entre el 2009 y el 2015 los municipios de Lambayeque manejaron mil 125 millones de soles para obras de saneamiento. ¿Saben cuáles han sido los resultados? Ninguno ha mostrado ser eficiente, la lógica nos hace pensar que estos se manejaron de manera irresponsable, tal vez con empresas que solo se formaron para recibir el favor político e hicieron cualquier obra al paso, menos trabajos técnicos y profesionales.

 

Y si de cifras hablamos, solo el 62.4 % de la población rural de Lambayeque cuenta con disponibilidad de agua por red pública. El 30.1 % de la población de Chiclayo, que es la que está en los más de 300 pueblos jóvenes de nuestra provincia, no cuentan con este servicio básico, carencia que los hace ciudadanos vulnerables y pobres, por no contar con agua ni alcantarillado y tampoco drenaje pluvial.

 

Solo el 21.5 % de los hogares en zonas rurales tiene acceso al alcantarillado; en Chiclayo, por cada metro lineal de tubería de desagüe hay aproximadamente un kilo de sedimentos compactos que impiden la circulación de las aguas servidas según los estudios realizados por el ingeniero Julio Ching Wong, de cuya seriedad y profesionalizo nunca dudaría. Ah, y para recordarlo el proyecto de los emisores principales, presupuestado en más de 89 millones de soles, está paralizado desde noviembre del 2016 por situaciones imputables a EPSEL. ¿Qué congresista de la República se ha pronunciado al respecto? Ninguno señores, ninguno.

 

Aunque no lo quieran aceptar, los estudios arrojan que EPSEL no ejecutó el presupuesto dado por el gobierno nacional para realizar medidas preventivas en el alcantarillado de José Leonardo Ortiz por el Fenómeno El Niño 2016.  Ello me lleva a señalar que en la monopólica empresa del agua y alcantarillado no hay profesionales competentes, idóneos, capaces de cumplir a cabalidad su rol. Y si los hay, entonces ¿dónde están relegados, postergados, derrotados? ¿Tal vez no concuerdan con las ideas políticas del accionista mayoritario, o es que en lo que cuesta 100 ellos jamás avalarían poner 200?

 

Las lagunas de oxidación de San José no funcionan de manera óptima ni cumplen su trabajo operativo por falta de mantenimiento. El gobierno de Ollanta Humala entregó a Lambayeque 98 millones de soles para saneamiento, así lo registra el Ministerio de Vivienda y Construcción.

El 2011 fue el año en que Lambayeque recibió más dinero para saneamiento: 274 millones de soles, según los datos registrados en el Ministerio de Vivienda, y actualmente hay ocho proyectos de saneamiento paralizados, presupuestados por el último gobierno, por un total de 66 millones  477 mil 908 soles.

 

EPSEL está, desde el año pasado, en la lista de las  empresas de saneamiento que deben ser intervenidas por el Régimen de Apoyo Transitorio – RAT del Ministerio de Vivienda, y lo que sí debemos decir con énfasis es que desde 1997 el Colegio de Ingenieros formuló los Términos de Referencia para el Proyecto del Drenaje Pluvial, y nunca se tomaron en cuenta.

 

Por ello y más es que urge que el OTTAS ingrese a EPSEL, que quien represente a este organismo se convierta en el fiscalizador de todos los millones que se destinen para esta obra que no puede esperar más.

 

Estoy convencida que si recuperamos y fortalecemos la institucionalidad, que significa ejercicio ciudadano con responsabilidad, y exigimos de manera coherente lo que anhelamos los lambayecanos, nuestra voz será escuchada.

 

Saludo y felicito a ASOSCIL, la institución que agrupa a importantes instituciones sin fines de lucro, a la centenaria Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque, a los Colegios Profesionales de Abogados, Arquitectos, Ingenieros, a los Pueblos Jóvenes de Chiclayo, al Colectivo Chiclayano Despierta, todos reconocidos con personería jurídica, con presencia y prestancia en el desarrollo de Lambayeque en representación de más de cien instituciones, por comprarse un lío en el que todos debiéramos ocupar un asiento para salir del letargo e indiferencia e impedir que quienes hoy están en el poder hagan y deshagan de los presupuestos públicos sin planificación.

 

Ojalé el Gobierno Regional de Lambayeque liderado por Humberto Acuña Peralta tome la decisión de instalar el Comité de Competitividad, a fin que dos de sus asientos sea asumidos por la sociedad civil, y así, con voz y voto, se ejecuten las obras prioritarias que necesitamos los lambayecanos. Tengo que reconocer en nuestra autoridad regional alguna de sus virtudes y esa es la de saber escuchar. La marcha del 15 de Marzo puede tener como respuesta de parte de él un gesto político, que de seguro quedará escrito en la historia de nuestro amado Lambayeque.

 

Apoyo esta marcha del 15 de Marzo por convicción, por dignidad, por amor a mi tierra, por el deseo de vivir dignamente y por la oportunidad de mejor calidad de vida que nos merecemos todos los lambayecanos.

 

Quien esté a favor de la marcha, estará siempre a favor de Lambayeque.

Leer más